Menú Portada
No me moverán

Mariano ¡Lo tiene tan difícil!

Diciembre 19, 2011

Cuando se publique este artículo la sesión de investidura habrá acabado o casi. Sin ninguna duda el presidente de Gobierno será Mariano Rajoy, el líder del PP. La matemática parlamentaria así lo prevé.

Es la esperanza de los españoles. Lo han votado para que les saque del marasmo económico en que están; para que baje la prima de riesgo; para que disminuya el paro; para que los jóvenes encuentren trabajo; para que España recupere la sensación de prosperidad y orgullo de hace más de cinco años.

Pero la situación no es fácil. Así que las decisiones deberán ser acertadas y firmes. Delante de si, Rajoy tiene cinco grandes desafíos: la reforma laboral, la reforma financiera, la reforma de las Administraciones Públicas, la ordenación del sistema energético y la recuperación del prestigio en el exterior  ¡Nada menos y nada más! Todos están hechos unos zorros.

Desafíos en el sector público y el privado

De los cinco retos, dos se refieren a la ordenación de sectores privados de la economía: el financiero y el energético. Otros dos son público/privados: la reforma laboral y el prestigio exterior. El primero es público/privado porque, si bien la decisión es del Gobierno, los efectos son en el sector privado, por eso se ha pedido a sindicatos y CEOE que arrimen el hombro. La acción exterior es gubernamental en gran parte, pero las empresas también realizan un trabajo importante en la misma. Queda la reforma de las Administraciones Públicas, que son de ámbito básicamente Público.

La sociedad civil se la juega si no apoya al Gobierno

Así que el Gobierno tiene que actuar hacia dentro de lo público y hacia lo privado. En lo privado tiene que contar con la colaboración de empresas, profesionales, directivos, empresarios y, no lo olvidemos, trabajadores y sindicatos para salir de la crisis. De todos ellos. En lo público tiene que contar con los empleados públicos y con sus dirigentes, dentro de las Cortes, en las Comunidades Autónomas y en las entidades locales.

Su gran ventaja es que en el parlamento puede depender de sí mismo, aunque es seguro que Coalición Canaria, por tradición, y algún otro grupo, por convicción y conveniencia particular, apoye muchas de sus iniciativas. Además todas las Comunidades Autónomas, excepto dos, y los muchos de los Ayuntamientos importantes son PP.

Pero, también en la llamada Sociedad Civil, que supone todo el sector privado económico, el Gobierno tiene que encontrar eco. En algunos por conveniencia; pero, en todos, por responsabilidad. Los españoles han elegido un Gobierno para que les ayude. Ahora hay que ayudar a ese Gobierno. Parafraseando a J. F. Kennedy: no es hora de pensar que es lo que el Gobierno puede hacer por mí, sino que puedo hacer yo por el Gobierno ¡Lo tiene tan difícil! 


José Ramón Pin Arboledas es Profesor del IESE, Titular de la Cátedra de Gobierno y liderazgo en la Administración Pública.