Menú Portada
Otras opiniones

María José Suárez planta cara en los juzgados a Kiko Matamoros

Junio 17, 2010
pq__mariajosesuarezint.jpg

María José Suárez se ha tomado su tiempo para decidir si demandaba o no a Kiko Matamoros. Han sido semanas deshojando la margarita de la indecisión judicial. No acababa de verlo claro. Al final, ha escuchado los consejos de los suyos, quienes consideran que no debe pasar por alto lo que el tertuliano ha dicho sobre su estado de buena esperanza, y ha dado orden a su abogada, Cinthya Ruiz, para interponer demanda para proteger su derecho al honor, en la que solicita 350.000 euros de indemnización.
 
Lo cierto es que el embarazo de la modelo ha estado en el epicentro de las tertulias de rosas desde sus inicios. La polémica se desató cuando la protagonista de esta historia concedió una entrevista a la revista ¡HOLA! afirmando que asumía su maternidad en solitario, pues Feliciano López no quería saber nada del bebé que estaba en camino. Actitud que el tenista rectificaría en un comunicado enviado posteriormente.
 

Por favor, Sálvame

 
Según explicó Kiko Matamoros en el programa Sálvame, Feliciano fue el primer sorprendido con la noticia del embarazo, pues “no tenía ni puñetera idea de que María José, por su cuenta y riesgo, había decidido dejar de tomar métodos anticonceptivos”. También en su exposición dejó caer el tertuliano unas supuestas infidelidades de la modelo con futbolistas. Al respecto, sentenció: “que lo que me parece inmaduro es burlar la fidelidad, dejar a tu pareja en ridículo y que medio Madrid sepa de tus andanzas”.
 
Lejos de suavizar su speech, Matamoros, a propósito de los posibles encuentros de la modelo, a espaldas de Feliciano, con deportistas, expresó: “puedo asegurar que esas relaciones se han producido”. Kiko apuntó entonces a tres futbolistas: dos del Real Madrid y otro del Barcelona. Aseguró que con ellos se encontró María José en sendos hoteles de la capital.
 
Tanto comentario puso a la modelo al borde de un ataque de nervios. Su ginecólogo le aconsejó que se tomara unos días de descanso. Hizo caso y puso rumbo a Lanzarote en compañía de su hermana y su cuñado. Allí pudo relajarse y meditar sobre los últimos avatares sucedidos en su vida.
 

Una espantá de ida y vuelta

Mientras tanto, en Madrid, la polémica continuaba. Al final, viendo que el asunto iba a mayores, Feliciano comprendió lo equivocado que estuvo al dar la espantá. Habló con la modelo y de común acuerdo decidieron enviar un comunicado donde él asumía la paternidad del hijo que estaba en camino. La paz mediática estaba firmada. Otra cosa es en privado, donde me cuentan ambos siguen enviándose SMS de lo más guerrero.
 
Quienes conocen en profundidad a la pareja no se extrañarían de una reconciliación. Una y mil veces han retomado lo suyo. Por cierto, que es Feliciano quien siempre pide una enésima oportunidad. Para que luego digan que es María José la que va detrás.
 
EXTRACONFIDENCIAL: Tan mal sabor de boca le ha dejado su aventura televisiva, a la que se refiere como “si lo se, no vengo”, que ahora se plantea alejarse de los platós por una larga temporada… Todo indica que el anuncio de boda está al caer, al menos es lo que se deduce al saber que ella acompañará al príncipe al bodón real… No para de interponer demandas, la última ha sido contra un semáforo. Se confirma que está de atar…
 
Por Joana Morillas