Menú Portada
Mensaje en una botella

Marca España: Madrid es un vertedero

Noviembre 13, 2013

Gracias al ministro que más se crece con el castigo, el preocupante nivel medio de inglés que atesoramos los españoles ha escalado un peldaño. Ahora ya sabemos que rubbish no sólo significa basura, sino que también quiere decir sinsentido. Pero entre los “residuos desechados y otros desperdicios” de la basura y la “cosa absurda y que no tiene una explicación” del sinsentido, según definiciones de la Real Academia Española, hay todo un mundo de posibilidades. Maloliente o perfumado, pero todo un mundo de posibilidades.

El ministro de apellido casi QWERTY puede utilizar el teclado completo para componer un libro de memorias que está en condiciones de superar a los dos volúmenes que lleva publicados José María Aznar. La asistencia de ministros o dirigentes del partido al acto de presentación del libro no estará garantizada, pero ya habrá conseguido publicar sus memorias. Basta comprobar lo que ha ocurrido con Aznar: si con un ex presidente del Gobierno pasa esto, con un ministro puede que la presentación de las memorias acabe en familia. O no, como diría Mariano Rajoy.

El Presidente se ha convertido en fiel valedor del ministro  que más veces ha tenido que decir Diego donde antes dijo digo. Rajoy le da su “pleno y total apoyo”, como hace el presidente de un equipo de fútbol con su entrenador en vísperas de darle boleto. No quiero decir que el presidente del Gobierno vaya a quitárselo ahora de en medio. O sí, como diría Rajoy.

El ministro que sostiene que las becas no deben ser limosna está lidiando con toros bravos procedentes de las ganaderías de los partidos de la oposición, que salen en tropel dispuestos a embestirle sin piedad. Es una ventaja para él haberse reencarnado previamente en toro bravo y conocer cómo el astado se crece en el castigo. De esta forma, es capaz de identificar a los mansos entre las filas de la oposición y poder ir a por ellos con la seguridad de que no van a embestir como los bravos.

Un caos apestoso

Después de las enseñanzas de esta semana, ya sabemos que los anglosajones emplean una misma palabra para referirse a la basura y al sinsentido. En el fondo, no son tan diferentes de los hispanoparlantes. Nosotros podemos referirnos a la lastimosa imagen que ofrece Madrid recurriendo a ambos sustantivos. La basura que se acumula en las calles es un sinsentido. Los “residuos desechados y otros desperdicios” pueden parecernos perfectamente una “cosa absurda y que no tiene una explicación”.

La huelga de limpieza está sirviendo para que la prensa internacional más influyente asegure que la capital de España está hecha unos zorros, probablemente porque ahora mismo está hecha unos zorros. El diario británico The Financial Times define la situación de Madrid como “un caos apestoso”; el estadounidense The Wall Street Journal afirma que “la basura se acumula en Madrid”; y francés Le Monde titula: “Madrid, inundada de basura”. Conclusión: en Occidente piensan que Madrid es un vertedero.

A quienes están haciéndolo posible: ¡Gracias! Gracias por esta decisiva exaltación de la Marca España y gracias por atraer inversión extranjera para sacarnos de la crisis. Les dejo. Voy a comprarme una mascarilla.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero