Menú Portada
Mensaje en una botella

Manolo El Electricista

Julio 5, 2012

Llamarse Manuel Fernández es la mejor garantía de pasar inadvertido en España. ¿Cuántos españoles habrá que compartan este nombre y este apellido? Muchos miles. No hay duda. Pero sólo hay un Manuel Fernández, electricista de profesión que hizo trabajos de mantenimiento durante 25 años en la catedral de Santiago de Compostela. Manuel Fernández fue despedido el año pasado por falsificar un documento en el que figuraba como trabajador fijo del templo, cuando realmente era un autónomo ajeno al personal contratado. El día en que fue despedido debió de ser uno de los más amargos de su vida. Probablemente aquel amargo día comenzó a urdir su venganza.

Manuel se marchó a su casa después del despido, pero siguió acudiendo diariamente a misa a la catedral. Durante sus visitas al templo debió de preparar el plan que supondría una de las venganzas más insospechadas: el robo del Códice Calixtino, joya bibliográfica de la catedral compostelana de un valor incalculable. El texto, que muchos consideran como el primer libro de viajes de la literatura occidental, data el siglo XII y constituye una de las más valiosas fuentes de información del Camino de Santiago.

La Policía Nacional confirmaba el 7 de julio del año pasado que estaba investigando la desaparición del Códice Calixtino. Este 4 de julio, casi un año después, ha confirmado que lo ha encontrado envuelto en papeles de periódico y rodeado de basura. Durante el año que media entre una y otra fecha, la policía ha sospechado siempre del electricista despechado al que ha acabado deteniendo acusado del robo. Manuel Fernández aprovechó que tenía las llaves que le permitían entrar a la catedral. También le vino bien saber que las medidas de seguridad en torno al Códice Calixtino eran escasas.

Le ha salido rana

Pero Manolo El Electricista no es un novato. Llevaba tiempo haciendo carrera: según la policía, ha estado birlando objetos de la catedral durante diez años. La venta de alguno de esos objetos puede haberle reportado el millón de euros que ha sido encontrado junto al Códice Calixtino. Otra explicación es que directamente se quedara con el dinero del cepillo de la basílica compostelana.

A Manolo le ha salido rana el Códice Calixtino y al Arzobispado de Santiago le ha salido rana el electricista. La historia del Manolo, el electricista vengativo, está a un paso de convertirse en material de un best seller, de una película o de una tv movie. En cualquiera de las tres modalidades encontrará acomodo, si bien es cierto que la tv movie es lo que más se estila. No parece difícil encontrar título para esta producción: Manolo El Electricista es la primera opción, aunque Manolo El del Códice tampoco sería mala elección.

Manolo El Electricista es la viva imagen del hombre que es capaz de cortocircuitar a Dios después de postrarse ante él de rodillas diariamente. Es el retrato del hombre que es capaz de buscar un atajo en el Camino de Santiago para llegar al infierno. Lo fácil es despreciar y mirar con desdén al personaje mientras nos sacudimos la dignidad. Lo difícil es preguntarse: ¿habrá otros Manolos Electricistas ahí fuera?

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero