Menú Portada
¡Qué fuerte!

Malos gobernantes y peores gobernados

Noviembre 10, 2011

A muchos les sonará a chino todo esto de la crisis de deuda, la prima de riesgo, la rentabilidad del bono, la volatilidad del mercado y toda esa cantidad de términos económicos que no nos vienen a decir otra cosa más que estamos, prácticamente, en la ruina, que estamos a punto de caer en el mismo saco que Grecia, en el que acaba de entrar Italia y al que parece que vamos nosotros de cabeza acompañados de Francia. Europa entera está al borde de la recesión, el euro continúa perdiendo fuerza frente al dólar, Bruselas ha pedido a España y Francia más medidas correctivas para cumplir con el déficit y así una cantidad de datos y noticias que consiguen echarnos a temblar.

Y no es por nada pero, si alguien cree que a partir del 20-N, por un cambio de gobierno, España se va a librar de esta, está muy equivocado. Estamos inmersos en un proceso económico que tiene su propia evolución, aunque el cambio ayudará; aire nuevo, nuevas medidas, ajustes, recortes, etc, pero, si es verdad lo que dicen de que el 2012 será el peor de todos, lo que nos espera es para pensárselo, exiliarse y volver cuando todo haya pasado.

Grandes políticos

Comienzan los cambios en los gobiernos. Papandreu ya tiene sustituto, Zapatero está a punto de tenerlo y a Berlusconi no hay quién lo eche: el tío no deja el poder ni con agua caliente, pese a quién pese y a pesar de todos sus escándalos personales y públicos. ¿Sarkozy? Seguramente sea el siguiente. Aunque en realidad, si analizamos la situación y miramos alrededor, ¿son ellos los auténticos culpables de lo que le está pasando al mundo? Estamos de acuerdo que ante una mala gestión de los gobernantes no hay excusas pero, hay casos en  los que los gobernados somos mucho peores. ¿Qué me dicen del supuesto fraude de Iñaki Urdangarín? Aunque la fiscalía anticorrupción todavía está investigando el caso y pensando si lo imputan o no, la cantidad de dinero que se ha estafado no ha sido cualquier cosa. Por otro lado, esa gran política llamada Leyre Pajín que, gracias a Dios, esperemos que tenga sus días contados como gobernante, se ha enterado de que iban a separar a dos pingüinos homosexuales de un zoo de Canadá y ella, ante una injusticia tan grande que compete a nuestro Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, no ha dudado en gastarse 30.000 euros para traerlos a España y que así puedan vivir sin ningún problema su tórrida historia de amor.

Sobras y necesidad

Como último ejemplo, tenemos la noticia de que los restaurantes españoles desperdician más de 63.000 toneladas de comida al año. Estas sobras suponen unas pérdidas de más de 255 millones de euros para el sector. Demasiado dinero. Teniendo en cuenta toda esta cantidad de comida que se tira, se ha convertido en algo habitual ver a gente buscando restos en la basura. Personas que ven en los contenedores de los supermercados, restaurantes u hoteles un menú gratis diario. ¿Qué hay de malo? Nada, sólo la vergüenza del mal rato rebuscando. Nada malo, pero el Ayuntamiento de Madrid aprobó hace poco una ordenanza por la que se multa con 750 euros a todas las personas que “roben” comida en los cubos de basura. Parece que los del Ayuntamiento no se han dado cuenta de que esa gente coge la comida de la basura porque no tiene dinero para comprarla, así que menos dinero tendrá para pagar la multa. Es de lógica vamos. El caso es que hay mucho ladronzuelo, estafador, derrochador y aprovechado en España así que no echemos toda la culpa a los que nos gobiernan porque hay cada gobernado por ahí que no tiene desperdicio ni pierde cacho.

Rosana Güiza

rguiza@extraconfidencial.com