Menú Portada
¡Qué fuerte!

Luz al final del túnel para proveedores

Febrero 23, 2012

El Estado se hará cargo de ella y, por último, se dirigirá a la administración deudora para reclamarle dicha cantidad. Proveedor, Banco, Estado, Administración. Esa es la cadena. Aunque si se piensa detenidamente, si la administración no puede pagar directamente al proveedor no sabemos como lo hará para pagar, en última instancia, al Estado pero, al menos, el principal afectado, por una vez, saldrá ganando, el currito, el autónomo que, por culpa de esos impagos, se ha convertido en deudor para la Seguridad Social, Hacienda, bancos y demás. Por una vez alguien ha pensado en arreglar el problema desde abajo, en ayudar a los que realmente lo están necesitando en esta crisis que está siendo demoledora para muchas familias españolas. Esto supondrá un respiro, un alivio, para todos aquellos que andan con la soga al cuello y que ya no sabían como afrontar la penosa situación. Y, aunque parezca que no, los hay, y muchos.

Cada vez más pobres

Según el último informe de Cáritas, hay en España 580.000 hogares sin ingreso de ningún tipo y las ejecuciones hipotecarias se han cuadruplicado. Hay un 30% de los hogares españoles que lo pasan mal para llegar a fin de mes por lo que se ven obligados a reducir gastos en cosas como calefacción o consumo de carne. Hay un 41% que, ante un gasto imprevisto, no podría afrontarlo. Ya dice el refrán que las comparaciones son odiosas pero, a veces, inevitables, por eso las hacemos y, al compararnos con Europa, vemos que el crecimiento de la tasa de pobreza se ha descontrolado y sólo nos supera Rumanía y Letonia. Esta tasa duplica los valores de Holanda y es muy superior también a Francia y los países nórdicos. Las diferencias entre ricos y pobres cada vez son más grandes y también seguimos sin arreglar esa diferencia a la hora de cobrar, por igual trabajo realizado, entre hombres y mujeres. Pero hoy, a pesar de estos demoledores datos, lo importante es que el Consejo de Ministros ha aprobado esa nueva normativa para los proveedores así que, vayan preparando sus facturas y tomando aire para sacar un poco la cabeza y respirar aliviados, aunque sea durante un tiempo.

Rosana Güiza
rguiza@extraconfidencial.com