Menú Portada
¡Qué fuerte!

Los titirietarras anarquistas

Febrero 12, 2016
titiriteros

Desde ayer, los titiriteros están en la calle porque el juez entiende que no hay riesgo de fuga, aún así, siguen acusados de enaltecimiento del terrorismo por representar la obra “La bruja y Don Cristóbal” durante los Carnavales de Madrid. En esta obra, supuestamente destinada a un público infantil, las marionetas simularon una violación, el ahorcamiento de un juez y proclamaron “goras” a ETA. Evidentemente después de la actuación, los dos miembros de “Títeres desde abajo” fueron detenidos. “Títeres desde abajo” debió quedar siempre abajo, como su propio nombre indica. Y más aún después de saber que uno de sus miembros pertenece a un grupo anarquista que tiene entre sus tareas vitales realizar visitas a presos etarras y que hace tres años puso un artefacto explosivo en la Catedral de la Almudena y otro en la Basílica del Pilar. ¡Siempre igual! Nunca hay “cojones” a hacerlo con un Corán o en una Mezquita. Es increíble cómo saben atacar a quien saben que no van a tomar represalias. Así es muy fácil ser valiente. Pero ojalá las valentía se les acabe con esta última actuación.

La libertad de expresión de quién defiende a asesinos

El titiritero también es viejo amigo de la Policía ya que tiene antecedentes por robo con fuerza. Precisamente, después de su detención, algunos miembros del clan artístico que se las suelen dar de cultos y se creen poseedores de la cultura y el arte, han salido en su defensa. ¿A defender qué?, ¿que han hecho apología del terrorismo?, ¿que no han mostrado respeto a unos niños ni a sus padres simulando una violación y un ahorcamiento? Tenemos que aguantar la libertad de expresión de dos sinvergüenzas que defienden a asesinos que mataron a inocentes por ideología política y además a los que los defienden porque creen que la detención es un acto contra un partido político y para hundir a la alcaldesa de Madrid. Intolerable e increíble. Independientemente del partido, a quien se juzgará será a estos dos elementos. Otra cosa muy distinta es que los partidos aprovechen para pedir dimisiones, cosa que me parece exagerada. Cosas peores hemos visto y seguimos viendo sentados en Congreso y Senado a autores de peores fechorías. De ahí que no crea que nadie deba dimitir, todos cometemos errores, aunque sí crea que si esto le hubiera pasado al PP, habrían salido a quemar las calles, permítanme la expresión exagerada, las cosas como son.

Muchas familias se habrán visto ofendidas por estos dos mamarrachos y sus defensores; familias víctimas del terrorismo, víctimas de violaciones y toda la gente sensata y de bien que entiende que enaltecer a asesinos es deleznable.  Todavía hay gente que no sabe separar la política de la vida. Esta gente relaciona todo lo que sucede con la política, como si vivieran de ella y les diera de comer. A lo mejor es que estoy equivocada y es así… Lo lógico hubiera sido condenar esa actuación de los “titirietarras” y, a parte, condenar también que los partidos políticos aprovechen para echarse mierda y pedir que rueden cabezas. Lo que no es normal es defender a los “titirietarras” para, en consecuencia, defender a un político. Como el manido dicho, “no mezclemos la velocidad con el tocino”.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com