Menú Portada
No me moverán

Los sueldos de los banqueros

Febrero 6, 2012

Acabo de escribir al Rector Magnífico de la Universidad donde doy clases. Mi petición es que consiga dinero público y diga que es para ser viable. Si no es posible que le intervengan ¿La Razón?

Es evidente, si consigue dinero público él tendrá un sueldo fijo de 600.000.- euros. Si le intervienen sólo 300.000.- Así lo dice la Reforma Financiera para la Banca que utilice dinero público para sobrevivir o esté intervenida respectivamente. Como no creo que mi Magnífico Sr. Rector llegue a estas cifras ahora, si consigue dinero público o le intervienen, le subirían el sueldo. Luego eso repercutirá en todos los demás, los que estamos trabajando como docentes, directivos, administrativos y auxiliares ¡Tendremos un aumento de salario! ¡Viva papa Estado!

Además, he escrito a los Rectores Magníficos de las Universidades Públicas para darles la enhorabuena. Cómo no sólo están intervenidas, sino que son del Estado, supongo que tendrán sueldos fijos 300.000.- euros, más el bono variable. No me ha contestado ninguno; parece que no les ha sentado bien. Alguno me corto el teléfono con enfado.

Ni de Guindos contesta.

De Guindos tampoco me ha contestado. Entre otras cosas porque no le he escrito. Pero debía preguntarle lo siguiente, Sr. Ministro: ¿Qué cree que tiene más importancia, la gestión de un Banco Intervenido o financiado con dinero del Estado o la educación de los universitarios del futuro? ¿Quién tiene más responsabilidad el Rector de una Universidad o el Presidente de un banco en la UVI bancaria? Por cierto, desde el punto de vista presupuestario más de una Universidad Pública está en la UVI económica.

A la vista de lo que la Reforma Financiera considera un sueldo de castigo, parece que la respuesta a las preguntas anteriores está clara. Lo primero es lo primero: Business is Business. Lo importante es el dinero. Lo de la canción (con dinero y sin dinero hago siempre lo que quiero) es sólo eso, una canción.

Además la letra pequeña del acuerdo del Consejo de Ministros lo aclara: se trata del sueldo fijo, no dice nada del variable. Habrá que ver cómo se calcula eso de los bonos o incentivos. Ya se sabe: hecha la ley hecha la trampa.

Ponme siempre donde haya.  

Parece que los banqueros siguen la máxima bíblica: no me des dinero, ponme donde haya. Así, como dice el refrán: administrador que administra y enfermo que se enjuaga, algo traga.

Si los banqueros hacen su negocio con dinero público, es decir de todos, lo lógico es que el Gobierno fije sus salarios. No en vano es el Gobierno en quien hemos delegado democráticamente la gestión de nuestros intereses ¿Y el resto de la banca? El tema es discutible.

Los sueldos de la Banca, cuando es totalmente privada, responden a lo que digan sus accionistas, a través de la Junta General, a propuesta del Consejo de Administración.

Las preguntas son: ¿Puede considerarse totalmente privada una actividad, la de la banca, que se ejerce en virtud de una autorización administrativa? ¿Puede considerarse que los accionistas minoritarios tienen realmente participación en la Junta General y que los Consejos de Administración son su representación genuina en el gobierno de la entidad?

La contestación a estas preguntas ayudaría a resolver el problema de cuales debe ser (no cuales son) los sueldos de los banqueros. No sólo en la banca intervenida o sustentada con dineros públicos.

J. R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA Madrid.