Menú Portada
Otras opiniones

Los secretos de la caja 52 de Correa

Septiembre 15, 2010

El teórico cabecilla de la “Gürtel”, Francisco Correa, ha vuelto a mandar un mensaje desde su prisión de Soto del Real donde está enjaulado desde hace año y medio.
 
Ha dicho algunas verdades (ya se sabe, la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero), entre ellas, que lo que realmente se investiga en la operación anticorrupción de la derecha son los “trapos sucios de Aznar y Agag”. Pero estos están subidos en aviones particulares, yates y haciendo dinero.
 
En el cuestionario pasado por El Mundo, lo más llamativo de Correa son los silencios. Entre ellos, nombres concretos de políticos sobornados, las relaciones auténticas con la familia Aznar/Agag, determinadas operaciones mediáticas y subraya que el Gobierno lo que busca no es a él, sino reblandecerle para que “largue”.
 
Puede haber de todo un poco, sin duda, pero los hechos ciertos e irrefutables es que al calor del poder aznarista se montó una auténtica trama corrupta para enriquecerse unos cuantos con el poder que el pueblo le había concedido al Señor Aznar. Lo demás, querido presidiario, son cuentos gürtelianos.


Canguelo

Correa afirma también que lo que él hizo es una práctica habitual entre los empresarios. ¡Hombre, no! Todos no. Entre los que tú te movías, sí; y porque lo permitían los que tenían en sus manos los instrumentos de poder para dar concesiones, adjudicaciones, contratos y espacios de tertulia en las televisiones contraladas por el PP, léase, Telemadrid y Canal Nou.

Yo comprendo la desazón -enorme desazón-, el canguelo -enorme canguelo-, de determinados dirigentes de la derecha ante la amenaza de Francisco Correa. Porque la Caja 52 que el susodicho tenía en Cajamadrid y sacó a toda prisa tras recibir un chivatazo por parte de un policía corrupto y por precio gürteliano guarda muchos secretos que se pueden llevar por delante ambiciones acendradas.
 
La propia declaración respecto a Aznar/Agag es todo un aviso en regla. ¡No me dejéis mucho tiempo aquí que hablo….!
 
Hazlo Correa de una puñetera vez y sin pelos en la lengua. Abre la caja de una maldita vez para que las sospechas puedan ser confirmadas. 


El PSOE, al acecho

Es un secreto a voces que al Gobierno Zapatero sólo le queda este cartucho en la pistola. Disparar con pólvora de Gürtel para que los españoles tengan cabal conciencia de la trama que se había montado alrededor de Correa.

<div align=”justify”> 

Están preparando esa dinamita de alto voltaje con el objetivo de parar los pies a Mariano Rajoy, precisamente cuando el actual jefe del PP nada tuvo que ver. La responsabilidad clara, directa, meridiana es del que le nombró.
 
¿Saben el nombre? José María Aznar y López.
 
¿Y, de Agag? Le pagaron la despedida de soltero y posiblemente algo más.
 
¡Habla de un vez, Correa, que no te van a soltar por tu barba dorada!

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es