Menú Portada
Mensaje en una botella

Los que siempre hemos sido de centro

Noviembre 24, 2011

Yo, que siempre he sido de centro, esperaba como agua de noviembre la victoria de Mariano. Nosotros, los que siempre hemos sido de centro, le llamamos por su nombre de pila porque sentimos tal identificación con su persona que es como si formara parte de nuestra familia. Mariano sabrá sacar a España adelante porque Mariano es el mejor. Los que siempre hemos sido de centro confiamos ciegamente en él y estamos completamente convencidos de que su victoria es lo mejor que podía ocurrirle a esta vasta piel de toro.

Cuando el domingo le escuchaba, durante su discurso en el interior de la sede de Génova, me di cuenta de que él es ese líder en el que siempre he creído. Sus palabras eran las mías, las de los que siempre hemos sido de centro. Porque los que siempre hemos sido de centro nunca hemos desconfiado de Mariano. Sabíamos que llegaría a La Moncloa. O adonde sea, porque parece que Viri (para nosotros la mujer de Mariano siempre será Viri) prefiere vivir fuera de Palacio.

Las malas lenguas van diciendo por ahí que yo no he votado a Mariano en anteriores ocasiones. Incluso hay malévolos socialistas y peligrosos comunistas que insinúan que tampoco le voté el domingo pasado. Cómo son. Qué mal perder. Qué flaco favor a la causa de la libertad. Yo, que siempre he sido de centro, les perdono. Porque los que siempre hemos sido de centro conocemos el poder de quien otorga el perdón.

Chaqueteros

Todavía tengo que cruzarme con algunos que nos llaman chaqueteros a los que siempre hemos sido de centro. Qué fuerte. Lo que hay que aguantar. Pero vuelvo a aferrarme al poder de quien otorga el perdón. Yo les perdono. Pobrecillos. Todavía intentan digerir la derrota. Ya aprenderán.

Me emociona escribir estas líneas. Pero tengo que dejar ya de redactar porque voy a ir preparando un artículo igual que éste en el que el espacio que ocupan las palabras centro y Mariano aparezca vacío o con puntos suspensivos. Siempre es bueno tenerlo a mano por si acaso cambiar la dirección del viento o incluso el líder. Las chaquetas pueden cambiar a la velocidad del viento o el líder puede ser otro el día menos pensado.

Me he dado cuenta de que los que siempre hemos sido de centro abundamos mucho últimamente. En concreto, proliferamos como setas desde el domingo por la noche. Qué curioso. Quizá los malévolos socialistas y los peligrosos comunistas tengan algo de razón. Es posible que algunos de nosotros sean impostores. Serán los menos. La inmensa mayoría de los que siempre hemos sido de centro estamos con Mariano hasta el final. Otra cosa es con quién estaremos después. Cuando llegue ese día, ya veremos qué ponemos en lugar de centro y Mariano.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero