Menú Portada
Atando cabos

Los políticos no son corruptos

Marzo 21, 2012

Es atrevido afirmarlo, pero la pregunta es: ¿la mayoría de los políticos en España son corruptos? La respuesta es tajante y evidente. No. Y menos aún si comparamos el nivel de corrupción política en España con el de otros países europeos, como Italia, Portugal  y en algunos momentos con Francia. La percepción es engañosa. Y se reproduce cada vez que salta a los medios de comunicación un asunto escandaloso que afecta a uno o a un grupo de políticos. El PP o el PSOE no son corruptos por el hecho de que Jaume Matas ha sido condenado o altos cargos de la Junta de Andalucía estén imputados o procesados.

Aunque en ocasiones  sea políticamente incorrecto afirmarlo, lo cierto es que la mayoría de los políticos en España son honrados. Entre otras razones,  porque la profesión  política en nuestro país, además, está entre las peor pagadas de Europa. Si un político, por el hecho de serlo, se enriquece de forma escandalosa o incrementa  excesivamente su patrimonio, debería ser investigado -cuando menos investigado-, porque la política no es precisamente la profesión donde más dinero se gane, o donde una persona incremente de forma rápida su patrimonio. La lucha contra la corrupción debe ser ejemplar y la prueba de que lo está siendo, es que en los últimos años se han multiplicado los casos investigados por la Justicia. Pero esos casos siguen siendo un minoría sobre la toda la clase política.

Es estúpido sentenciar que la política es corrupta

Como ya dijimos en su momento en esta misma sección, me resisto al tópico estúpido de sentenciar que la política no sirve para nada, o para muy poco. Que los políticos son todos iguales, o que son unos corruptos. O que solo participan en política aquellos que no tienen oficio o beneficio en otro sitio. Falso. Argumento absurdo propio de los que se conforman con analizar una realidad bastante peregrina. La política es amplia. Y afecta a todos.

Política es desde la eficacia a la hora de recoger la basura del portal de tu casa, hasta la exhaustiva elaboración de unos Presupuestos Generales del Estado. Política es desde cuánto pago de impuestos, hasta cuántos centros escolares existen en mi ciudad o en mi barrio. Política es desde cómo solucionar el terrorismo, hasta cuál es la velocidad máxima por la que puedo circular en una autovía. Política es desde cuánto me cuesta la gasolina, hasta si tengo libertad o no para ir a los toros. Política es economía, sanidad, educación, seguridad, libertad, etc.…

¿Y todo esto lo dejamos en manos de aquellos a los que calificamos con total impunidad de corruptos, aprovechados y poco inteligentes? No es cierto y además tremendamente injusto.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio