Menú Portada
Otras opiniones

Los ministrables de Rajoy

Septiembre 19, 2010

Tal y como están las cosas, tiene su aquel que la vasca empieza a preguntarse quién o quiénes serán los próximos ministros de Mariano Rajoy si el gallego consigue, al tercer intento, reconducir finalmente a la derecha al poder de la Nación.
 
¿Tú crees que ganará Mariano? Es la pregunta del millón que todo el mundo formula en los ambientes de élite, en los bares, en los comercios y hasta en el Metro.
 
A este modesto escribidor se lo habrán preguntado entre el mes de agosto y la mitad de septiembre no menos de 130 veces.
 
Miren ustedes, yo no lo sé. Lo que sí sé es que con las cosas de comer no se juega y el pueblo –mucho más si es llano-, no perdona a dirigentes que juegan con estos asuntos. Léase José Luis Rodríguez Zapatero, quizá el Jefe de Gobierno más inexportable desde la muerte del General Franco.
 
De modo y manera que no es que Rajoy, de repente, se haya convertido en un mirlo coroleado. No. Es que Zapatero es un cadáver político, nadie cree en él, el Estado está en bancarrota, la unidad nacional hecha unos zorros y la autoridad moral de España en el mundo por los suelos. Esto es así y no de otra manera. Y la verdad es siempre la verdad. Son los votantes de izquierda los más damnificados y los más cabreados pese a la unidad disciplinaria que les caracteriza. 

Ministros probables

De modo y manera, queridos amigos, que si las elecciones generales llaman de nuevo al poder al PP, Rajoy formará Gobierno y creo que estos nombres que voy a citar tienen asegurada una poltrona ministerial.
 
Soraya Sáenz de Santamaría, Esteban González Pons, Cristóbal Montoro, Alberto Ruiz-Gallardón, Jorge Moragas -o Director del Gabinete de Presidencia que es más importante que ser ministro-, Alberto Núñez Feijoo (dejando la presidencia de la Xunta), Manuel Pizarro (si él quiere)… Y otros nombres menos conocidos. Dependerá también si María Dolores de Cospedal es capaz de ganar o no las elecciones en Castilla La Mancha. Si no lo consigue estará, desde luego, en el Gabinete ministerial.  

No a la ultraderecha

Rajoy debe saber, y sabe, que desde la ultraderecha no se alcanza el poder en España, donde la gran mayoría son de centro-derecha o centro-izquierda. Desde luego no será con el nieto de Blas Piñar –con todos los respetos a nivel personal-, como se puede muñir una mayoría social capaz de obtener el Gobierno. Eso queda para el Grupo Intereconomia cada vez más escorado a posiciones anticonstitucionales y aunque le vaya bien en audiencia -¡tampoco es para tanto!-, no es la España real. Sí es la España ultra, minoritaria en cualquier caso.
 
Rajoy , porque él mismo lo es, debe asentarse sólidamente en posiciones templadas, centristas, reformistas. Para ultra ya estuvo Aznar y todos sabemos como acabó. Para ultra ya está Zapatero y todos comprobamos como nos va.
 
La sociedad española demanda sensatez. Y la sensatez no está en abrir de nuevo las trincheras como pretenden los chicos de Julio Ariza. No y no. Está en buscar pan, libertad y paz.
 
Ese fue el gran espíritu de la Transición que, dinamitado por Rodríguez Zapatero, le ayudan en ello los ultras –ya sin complejos-de la derecha.
 
¡Qué arrojo tienen! Incluso ese “periodista” que llamó “zorra” a un cargo público y viene del fascismo puro y duro.
 
¡No es eso! ¡No es eso!
 

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es