Menú Portada
Atando cabos

Los falsos tópicos sobre la gestión privada de la sanidad

Diciembre 30, 2012

En mi anterior artículo describí la situación y el funcionamiento de la Sanidad andaluza con datos obtenidos de la propia Junta de Andalucía. Gestión privada- servicio público en numerosos centros andaluces. Ahora quiero centrarme en Madrid, foco de las protestas que no se han producido en Andalucía.

La polémica sobre la privatización de la gestión de seis hospitales de reciente construcción en Madrid, -Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Infanta Cristina (Parla), Hospital del Henares, del Sureste y el del Tajo- está generando una serie de falsedades que sólo se entienden, o desde la ignorancia, o desde la mala intención. Prefiero pensar en lo primero, aunque es muy probable que esté equivocado. Pero si se trata de explicar, al menos lo que en este momento está negro sobre blanco en la reforma, digámoslo claramente.

Son muchos los tópicos y “miedos” que se están intentando inculcar a los ciudadanos:
 

1.- “La Sanidad se privatiza”:

De momento, nada parecido se refleja en la reforma aprobada. La Comunidad de Madrid no privatiza la Sanidad. Su financiación y titularidad son públicas, y seguirán siéndolo, y se financian con los impuestos de todos los ciudadanos. Los seis hospitales cuya gestión se va a externalizar seguirán siendo públicos y seguirán formando parte de la red de hospitales públicos de la Comunidad de Madrid. Por tanto, no se va a vender, ni a cerrar, ni a desmantelar. Lo que sí se va a hacer es introducir nuevas formas de gestión y colaboración público-privada, como ya se ha hecho en regiones con distintos colores políticos tan dispares como Andalucía, Cataluña o Valencia, y en todos los niveles de la Administración.

En Madrid ya funcionan tres hospitales de este tipo: el Infanta Elena (Valdemoro), Torrejón de Ardoz y el Rey Juan Carlos (Móstoles), que atienden con un altísimo grado de satisfacción.

2. “Se tendrá que pagar para que nos atienda el médico o para que nos hagan pruebas diagnósticas

La asistencia sanitaria se va a prestar en las mismas condiciones que hasta ahora, de manera gratuita (con la Tarjeta Sanitaria) y con la máxima calidad asistencial. La consulta con los médicos de cabecera y con los especialistas va a seguir siendo gratuita.

Las pruebas diagnósticas forman parte de la cartera de servicios que aprueba el Ministerio de Sanidad y su realización seguirá siendo gratuita, según marca la legislación vigente.

3. En los centros de gestión privada se tratará de forma distinta a los pacientes si proceden de la sanidad pública o de la privada”

Los centros cuya gestión se va a externalizar sólo van a prestar servicio a la sanidad pública y van a ser centros sanitarios públicos. Estos centros sólo van a atender a pacientes del sistema sanitario público.

4. Los hospitales privatizados van a atender sólo a enfermos leves, las enfermedades de tratamiento costoso irán a los hospitales públicos.

Los centros que se van a externalizar van a atender a toda su población de referencia, con independencia de las enfermedades que padezcan. Un ejemplo puede bastar para demostrar cómo estos hospitales también atienden las enfermedades complicadas y costosas: en lo que llevamos de 2012 estos tres hospitales han realizado casi 13.000 tratamientos oncológicos (Torrejón: 8.682, Infanta Elena: 3.868 y el Rey Juan Carlos 343. Total de 12.893 tratamientos). El sistema de pago establecido con estos hospitales obliga a estos centros a atender a toda su población de referencia. Así, si derivan a un paciente a otro centro se les descuenta íntegramente el coste de atender ese proceso (sea una prueba, una intervención, etc.). Por tanto, son los más interesados en cuidar y en atender con la mayor eficacia y calidad a sus pacientes.

5. La calidad de los hospitales y centros privatizados será peor, porque ahorran en tratamientos.

Los índices de satisfacción de los pacientes de los hospitales públicos que siguen este modelo en Madrid (Torrejón de Ardoz, Infanta Elena y Rey Juan Carlos) son muy altos, llegando al 95%. Si la calidad de la asistencia sanitaria que prestan los hospitales de gestión privada no fuera buena muchos pacientes hubieran elegido otro hospital o habrían presentado reclamaciones. Y no es el caso: el índice de reclamaciones en esos tres hospitales están muy por debajo de la media. Apenas 7 reclamaciones por cada 10.000 actos médicos realizados, frente a una media de 27,45 reclamaciones en el conjunto de los hospitales públicos de Madrid, que ya de por sí es muy baja.

6.- Los centros de gestión privada ganan dinero porque dedican menos recursos y tiempo de atención a los pacientes.

No se trata de obtener beneficio sino de gestionar mejor y con mayor flexibilidad sus recursos para adaptarse a las necesidades de los pacientes. Buena prueba del nivel asistencial de los hospitales Infanta Elena, de Torrejón de Ardoz y Rey Juan Carlos es que han realizado desde su apertura más 1.190.000 consultas externas, más de 482.000 atenciones de urgencias, 52.000 intervenciones quirúrgicas, más de 44.700 ingresos hospitalarios y casi 9.000 partos.

Estos son datos obtenidos, entre otras fuentes, por la centrales sindicales representadas en el sector de la Sanidad madrileña. Los tópicos se extienden. La realidad de la reforma, al menos la aprobada en este momento, es bien diferente.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio