Menú Portada
Atando cabos

Los Estados Unidos de Europa

Junio 17, 2012

La situación está llegando a un punto que el único planteamiento que hay que hacerse es si nos creemos realmente esto de Europa. Se acabó. Se agota el tiempo. Es necesario cambiar completamente el registro y dejar de pensar en Europa como en algo lejano, abstracto. La burocracia de Bruselas, o los fondos de cohesión. Hay que plantearlo en serio. Cedimos el euro, ¡Que mayor cesión de soberanía que ceder la moneda! El problema es que todo se empezó mal. Y en el fondo, los ciudadanos no se le creen. No tienen interiorizado lo que supondría, y las ventajas que traería consigo integrar los Estados Unidos de Europa.

Esta pasada semana, el Ministro de Exteriores. José Manuel García Margallo, profundo conocedor de Europa y de sus entresijos, ofreció, en una entrevista en Onda Cero, una verdadera lección de lo que ha ocurrido y de lo que puede ocurrir. En este momento, lo urgente es solucionar el problema de deuda. Pero si las soluciones son las correctas, sin darnos cuenta, estaremos avanzado hacia más Europa. El ministro, al igual que el Gobierno español apuesta a corto plazo por la unión fiscal y la unión bancaria.

Con la crisis, todo ha saltado por los aires, “hay que reinventar Europa”

García-Margallo cree que esta sería la solución deseable a corto plazo es la verdadera unión financiera, pero  quizá no es posible por la resistencia de algunos países. La unión monetaria y económica nació coja y han sido las divergencias que han existido siempre y que han creado tensiones entre países. Con la llegada de la crisis, todo saltó por los aires y  las tres famosas advertencias de que no habría rescate, que no habría insolvencia y que no se podría salir del euro, todas han quebrado o están a punto de quebrar. Se necesita un diseño nuevo y debe hacerse en unas fases que se debe marcar con una unión fiscal, con el BCE garantizando liquidez para que compre deuda pública y que los intereses no alcancen estos niveles, con modificación de los mecanismos de rescate y poniendo en marcha el banco europeo de inversiones.Y  todo ello, añade el titular de Exteriores “con un mensaje a los inversores acerca de que la unión de la UE es irreversible“.

Por eso son cada vez más, aunque no lo digan públicamente, los que saben que a Europa le quedan tres meses de máximo para salvar al euro, tal y como dijo la directora del Fondo Monetario Internacional. Por este motivo, el Gobierno español y el propio ministro insisten en la necesidad de acometer  cambios con urgencia porque “si el Titanic se hunde se llevará a todos, hasta los de primera clase”.

Ceder soberanía no supone ningún drama

Hay que evitarlo. En realidad, las cifras de la zona euro están más saneadas que las de EEUU o China pero los inversores dudan de la voluntad de estar juntos y por eso se marchan. Todos debemos saber que si queremos estar en una unión europea y monetaria más sólida debemos ceder soberanía y eso no supone ningún drama.

Reinventar Europa. Sí. La Declaración Schuman (1950), documento fundacional europeo, ya se decía textualmente: “La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea“. En Europa llevamos 60 años discutiendo entre galgos y podencos, entre Unión y Federación. Ya va siendo hora de que se explique a los ciudadanos las ventajas, y se apueste de una vez por los Estados Unidos de Europa.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio