Menú Portada
Mi reducto

Los encantos inconfesables de Vasile, Paolo

Febrero 10, 2010

Primero, y más caliente (dicen que eso le gusta al Jefe), fue el caso Rafita. Sí, ese sinvergüenza, cobarde, nada hombre, asesino de Sandra Palo, que amparándose en su edad, intenta ahora justificar aquella acción. Ya lo contamos aquí: Pedro Piqueras, director de Informativos de Tele 5, capaz de todo por mantener un millonario salario, le prestó cobertura para ¿qué? ¿Para qué Piqueras? ¿Para qué Paolo Vasile? Todo por la audiencia o ¿por algo más?
Y ahora, dicen, que si un tal Kiko Hernández tuvo cáncer y, con lo que cae, suscitó polémica nacional. Maldito Kiko Hernández que juega con una enfermedad dramática, que mata, que arruina (en qué invierte este chico el dinero que le pagan)… Maldito Jorge Javier Vázquez, (¿Premio Ondas?) que consiente, amparándose en guión, tal espectáculo (quizás algún día se dé cuenta de la clase y categoría que tiene)… Y maldito Paolo Vasile que permite espectáculo tan bochornoso. Que sí Mercedes, que tienes toda la razón del mundo.
Si tuvo cáncer, nada vergonzoso, que enseñé los papeles… Bueno, mostrar papeles, documentación, en la cadena italiana es una quimera. Que se lo pregunten al capo Berlusconi y la situación de su hijo, consejero de Tele 5, con la Justicia italiana. Pero Paolo, Don Paolo, es mucho… ¿macho?    

El bien cobijado Paolo

Los altos directivos de Tele 5 son algo más que unos meros gestores de un canal comercial de televisión al uso. Y en especial, su consejero delegado, el citado Paolo, bien cobijado por Mirta Dragoevich, y  que se ha marcado unos cuantos bailes, él que no con ella, de chotis en nuestro país. Escribía en otro medio de comunicación nuestro colaborador Graciano Palomo:
 
Dicen de él en los ambientes políticos/mediáticos que es un genio a la hora de convertir la más pura “telemierda” en un sabroso negocio. Desde luego parece tenerlo acreditado. Le conocí la pasada semana en el pabellón de Ourense en FITUR…el romano con acento orensano y hasta puedo acreditar que tiene un acendrado sentido del humor, salvo cuando sale a colación su capo, Berlusconi…. Dicen también que está como loco por retornar a su Roma eterna, pero antes tiene que cerrar la compra de CUATRO y de paso repartir algunas lecciones entre sus pares españoles que no se enteran de casi nada. Este edecán berlusconiano, que se confiesa de derechas, pasará al Guiness por constituirse en amo de dos canales televisivos privados en España. Lo que realmente le interesa en esta hora de desnorte televisivo es la pasta…española. Algo que va de suyo. ¡Un genio sin paliativos!, acompañado de Manuel Villanueva, el jefe de Contenidos, un gallego en estado puro…y otro genio. Sin ironías”.

Y la voz de Alejandro y Borja

Pues sí, Graciano. Cuanta generosidad por tu parte. Tu que has conocido el drama del cancer en primera persona. Genios para vivir de la miseria ajena. ¿Villanueva un genio? Y vuestros hijos/as y familiares.
Una cosa es cierta: tiene sus encantos, al margen de poder. Nos referimos a Vasile. Algunos impronunciables, al menos de momento. Por qué a ver cómo se justifica –no por dinero evidentemente-, que destacados consejeros de la cadena italiana no hayan alzado la voz ante las últimas tropelías “informativas” de Tele 5. Allí se encuentra, Alejandro Echevarría Busquet, Grupo Vocento; Francisco de Borja Prado Eulate, consejero externo independiente y actual presidente de Endesa (ay, si su padre levantara la cabeza, bueno parte se encuentra en las memorias aún inéditas); José Ramón Álvarez Rendueles, prohombre de finanzas en España… Y tantos otros. Oigan ¿todos ellos tienen familia? Se lo aseguro, algunos hasta nietos/nietas.
Dicen que Don Paolo tiene encantos sobrados para conquistar a Alejandro, a Borja, a Mirta y a tantas otras. Y hasta a José Luis Rodríguez Zapatero que clamaba al Cielo, no de Obama, por la intimidad de sus hijas.
Don Paolo: dejé de jugar con el cáncer, con la honestidad, con la dignidad, que, a lo peor, por mucho poder que tenga, incluso con las cuentas que tiene pendientes con Hacienda, le entra un mal del que no le salva ni el dinero. ¡Dios no lo quiera! Si es que cree en Dios. No todo se compra con dinero.
Y, Don Paolo, cuando quiera, donde quiera y con papeles y documentación. Porque hay que
tener cuidado, mucho cuidado, por donde se pisa. Esas espaldas… Se lo garantizo, el lunes, más.