Menú Portada
El mayordomo

Los calcetines: no solo necesidad sino también cuestión de estilo

Septiembre 3, 2009

La inmensa mayoría de los caballeros es de la opinión de que eligiendo unos calcetines negros es imposible fallar. Y nada más lejos de la realidad. Exceptuando las ocasiones donde vistamos un esmoquin negro, los calcetines de color negro no son la mejor opción para nuestro atuendo


Existen dos posibilidades a la hora de seleccionar el color de nuestros calcetines. Por un lado contamos con la opción de escoger el tono de los calcetines atendiendo al color de los zapatos y por otro podemos elegir su tonalidad prestando atención únicamente al color de nuestros pantalones. Es sin lugar a dudas esta segunda opción a la que deberemos prestar atención.

Ello se debe porque al escoger los calcetines del mismo color que el pantalón conseguimos automáticamente un efecto óptico de prolongación de nuestras piernas y simultáneamente se estiliza más el pantalón. Sin embargo si vistiéramos un calcetín negro visualizaríamos un cambio brusco de colores que además solo acortaría nuestra figura.

Si no encontramos unos calcetines de idéntico color que el de nuestros pantalones debemos decantarnos por los que, siendo del mismo color, sean algo más oscuros que aquellos ya que el salto visual será menor que el que se produciría al escoger una tonalidad más clara. Asimismo, si contamos con el mismo color podemos introducir en nuestros calcetines algún detalle como pequeños lunares de un tono diferente.

Una vez que tengamos clara esta máxima y solo para aquellos que quieran ir un paso más allá y  busquen además de vestir de manera clásica y elegante tildar con un toque personal su indumentaria, existen otras posibilidades igual de atractivas y correctas que los caballeros más elegantes y estilosos llevan poniendo en práctica desde los años 30.

Una aconsejable forma de combinar nuestros calcetines aportando un carácter especial a nuestro atuendo es elegir para éstos el mismo tono, y a ser posible la misma textura, que el de nuestra corbata. Esta combinación no pasará desapercibida a nadie y qué duda cabe que imprimirá un toque de estilo personal a nuestro conjunto final.

La opción de combinar los calcetines con la corbata es particularmente interesante y segura sobre todo cuando los calcetines podrían ser vestidos incluso sin que la corbata fuera del mismo color.

Si vestimos un traje azul oscuro ya sea bien liso o de raya diplomática, el color de los calcetines debería ser del mismo tono de azul que el traje o en su defecto podríamos decantarnos por un granate oscuro.

Para los trajes de color gris, los