Menú Portada
Atando cabos

Los brotes verdes de Rajoy

Abril 18, 2012

No existen. No los hay. Y este Gobierno ni de lejos quiere oír hablar de esa palabra que tanto daño hizo al anterior Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Rajoy está casi obsesionado en evitar ese error. Habla de presente, se colocan en el peor de los escenarios, anuncia recortes y más recortes. Mientras los mercados le dan, un día sí y otro también, patadas en el hígado, él siempre mantiene que la única manera de salir de esta situación es seguir haciendo reformas, y actualmente recortes. Cumplir con el déficit. No se le escapa, al menos al presidente del Gobierno, ni el más mínimo dato de previsión positiva para los próximos meses, o años. No se atreve porque ha aprendido del error de su antecesor en Moncloa.

Por eso su última reacción a las previsiones del FMI no ha sido descalificar o poner en duda dichos datos. Se ha limitado a decir que España va a cumplir con el objetivo del déficit marcado por la Unión Europa, con independencia de lo que digan desde fuera. Que nuestro país en el 2013 estará en el 3% de déficit. Desde Moncloa a lo máximo que llegaron es a afirmar que “nosotros tenemos muy claro lo que hay que hacer, desde fuera que digan lo quieran“. Palabras que encierran en el fondo un deseo en que las cosas, en un plazo relativamente breve de tiempo, van a mejorar. Es algo que te lo pueden incluso reconocer en privado, pero Rajoy nunca dirá algo parecido en público. Es un objetivo oculto del Gobierno.

El estado de ánimo no es tan pesimista

Toda la estrategia de esta puesta en escena contrasta con la aparente tranquilidad sobre el futuro inmediato que en ocasiones mantiene el Ejecutivo. Ellos le llaman “confianza en si mismos“, pero es en realidad una hoja de ruta basada en previsiones. Y con la vista puesta en el próximo año.

Que el 2013 sea el año del inicio de la recuperación depende de muchos factores, pero es el objetivo del Gobierno. Y sobre todo que en el segundo semestre de 2013 haya crecimiento económico y comencemos a crear empleo. Los cálculos y la hoja de ruta del Gobierno esta diseñada. El ejecutivo cuenta con un cambio de tendencia que pondría fin al retroceso económico, de forma que la economía nacional se estabilizaría y empezaría a crecer en el próximo ejercicio. Esta mejoría junto con los cambios introducidos en la legislación laboral permitiría empezar a ver la luz en el mercado de trabajo en nueve meses. 

Mariano Rajoy no ha parado de repetir que  a “corto plazo” la situación “no mejorará“. Y el “medio plazo”, que parecía tan lejano comienza en enero o febrero de año próximo. Con este dossier, algunos ministros como el titular de Economía, Luis de Guindos, o está convencido de que quedarán prácticamente disipadas todas las dudas de Europa en torno a la estrategia presupuestaria global de España para el cumplimiento de los objetivos de déficit no ya este año sino a medio plazo.  En cualquier caso, el Ejecutivo incluirá el cuadro macroeconómico completo, la senda de ajuste y el programa nacional de reformas para los próximos tres años. Las dos siguientes reuniones del Eurogrupo y los Consejos Europeos serán decisivas. El estado de ánimo no es tan pesimista.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio