Menú Portada
El mayordomo

Los bolsos imprescindibles que todas querrían (primera parte)

Marzo 31, 2012

Si bien son muchas las lectoras que no faltan a su cita con Jeeves todos los lunes, es cierto que apenas nos hacemos eco de tendencias o productos que sean de su verdadero interés. Por eso hemos querido hacerlas un guiño y que, aunque sea solo por dos semanas, El Mayordomo deje que su “señor” tome sus propias decisiones y el primero dedique el resto de la semana a recomendar a sus amistades femeninas cuáles son esos bolsos que no deberían faltar en sus armarios. 

Hay bolsos que por sus líneas clásicas y por la calidad tanto de la piel como de la técnica utilizada pueden perdurar casi indefinidamente. Y los imprescindibles que a continuación resumiremos cumplen estas características para acompañarnos durante muchos años. 

1. El Birkin de Hermes 

Esta casa francesa que empezó su historia en un almacén de arneses y sillas de montar hoy es la firma de lujo más prestigiosa de la historia de la moda. 

El Birkin tomó su nombre de la actriz londinense Jane Birkin. Al parecer, el director de la mítica casa francesa, Jean Louis Dumas Hermès, se encontró en 1984 con la actriz llevando un bolso parecido a una cesta de mimbre del que no se separaba. Tras mantener una conversación sobre las múltiples ventajas que Jane Birkin otorgaba a su bolso, decidieron actriz y director diseñar conjuntamente un bolso en el que las mujeres, al igual que hacía Jane, pudieran meter prácticamente cualquier cosa y además fuera de fácil accesibilidad. 

El Birkin está fabricado enteramente a mano y se necesitan unas cinco semanas para terminar cada pieza. Es tal su popularidad que a aquellas señoras que quieran hacerse con él no les debería importar esperar en la lista de espera incluso más de un año para poder pasear con él. 

Aunque en 2004, Jean Paul Gaultier, director creativo por entonces de la marca, cambió las medidas del modelo original para que pudiera colgarse al hombro este último no tiene ni la misma belleza ni el mismo sabor que aquel. 

2. El New Jackie de Gucci 

Si bien en lo referente a la calidad del trabajo este bolso está bastante por debajo del Birkin de Hermes también está elaborado en cierta manera de forma artesanal. Durante los años cincuenta la que fuera primera dama de los Estados Unidos, Jacqueline Onasis, se erigió como una sus principales embajadoras siendo fotografiada en repetidas ocasiones portando diferentes versiones del modelo. Con la llegada de la diseñadora Frida Giannini a la casa Gucci, el bolso se renombra en 2009 como el “New Jackie” y se retoca su diseño para adaptarlo a los gustos del momento. 

3. El Amazona de Loewe

El Amazona se diseñó en 1975 y supuso toda una ruptura con la concepción del bolso rígido y con forma estructurado de la época. Si bien el carecer de armazón y contar con una piel blanda y flexible hizo que se considerase como un bolso para el tiempo libre, hoy se usa indistintamente en las más variadas situaciones y tanto de día como de noche. 

Aunque el modelo Amazona por excelencia sigue siendo el realizado en ante y con detalles en piel, hasta el momento actual este ha sido versionado en diferentes tamaños, colores y acabados con gran acierto. 

4. El Kelly de Hermes 

A pesar de que este bolso originariamente se utilizaba principalmente en actividades cinegéticas, Hermes redujo su tamaño y decidió convertirlo en un bolso de mujer. Cuando la mismísima Grace Kelly se valió de él en su tamaño más grande para esconder su embarazo en la portada de la revista “Life”, empezó la historia del mito. 

Fue tal el impacto de esta foto y la publicidad que le siguió en todo el mundo que los responsables de Hermes no dudaron en bautizarlo con el nombre de la actriz. 

Si a esto sumamos el hecho de que Hermes representa la cúspide de la calidad y exclusividad, el poseer un Kelly significa contar con un trozo de la historia más verdadera de la moda. 

5. El 2.55 de Chanel 

La irrepetible Coco Chanel no dudó en bautizar con su nombre a este bolso junto con el mes y año de su creación; Febrero de 1955. Este modelo atemporal se inspiró en las acolchadas sillas de montar a caballo y ha sido imitado hasta la saciedad por multitud de casas de moda. 

Es tal su popularidad que más de sesenta años después de su creación, el diseñador de la casa francesa, Karl Lagerfeld, lo reinterpreta todas las temporadas con diferentes materiales y terminaciones. 

Tiene la ventaja de poderse utilizar tanto con looks formales como informales. Los múltiples estampados en los que se puede escoger son los responsables de ello. Sea el modelo más serio o el más informal todo entendido lo reconocerá por su famosa piel acolchada, su cadena y su conocido emblema. 

La próxima semana estudiaremos otros cinco modelos que si bien llevan menos tiempo entre nosotros, han venido para quedarse durante muchos años. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com