Menú Portada
A renglón seguido

Los 800 000 hijos de San Luis… de Guindos

Enero 6, 2015

La Historia, a la que traemos a mal traer de cabeza, no tiene capacidad de pensar por sí sola, pero sí goza de la suficiente imborrable memoria, como para recordarnos, un día sí y otro año también, que si no aprendemos de los errores del pasado, estaremos condenados a repetirlos.

El controvertido triunfador de Suresnes y desmarxizador Felipe González, tuvo una arropadora visión de ingente esperanza en tiempos de una España convulsa por los problemas laborales del momento que él presidía. Pues bien, como tratamiento de choque se encarriló en la vía de las ocurrencias tomando el tren de la bruja de la ilusión, para barrer a escobazos las cadenas del fantasma del desempleo.

La solución pasaría por la creación de los famosos “800.000” puestos de trabajo, cifra que descansa en paz hoy en día en todas las hemerotecas, donde ya se sabe, que el papel todo lo aguanta; incluso el higiénico ¡tan pulcro e indefenso él! Algunos, pasado el tiempo, se befaron contribuyendo a la mofa popular con el extendido juego de guarismos de “800 o 1 000”.

“Se ha perdido el miedo a perder el empleo”

Bueno, pues ya tenemos con nosotros la segunda entrega de fantasía para el recién estrenado año. El voluntarioso Ministro de Economía y Competitividad, de Guindos, nos ha desenvuelto con antelación su –nuestro- regalo de Reyes más deseado: la re-creación (parte segunda) de unos paternalistas ochocientos mil empleos –sumados los de 2014/2015- para los hijos del paro.

Por si esto fuera poco, y una vez consultada su particular bola de cristal del tamaño de una satinada guinda, se muestra convencido de que “se ha perdido el miedo a perder el empleo” cuando nueve de cada diez contratos laborales son temporales. ¿Habrá compartido estas fiestas sobre camilla de “viruto” aglomerado con los todavía empleados, para llegar a tan “batiscafa” reflexión? Además asegura que: cualquier empleo es  mejor que  estar en desempleo. Quizá confunda la dignidad del trabajo con la necesidad de trabajar. El derecho al laboro se recoge en la Carta Magna, pero aún está por explorar en las cavidades de las empresas a través de la espeleología de las contrataciones; a tiempo completo a ser posible.

En planetas distintos

Fue él quien, poco después de que Marianoel Compostelano” dijera que “la crisis era historia del pasado”, hablaba de prudencia en la comprensión de estos comentarios. ¡Cómo se nota que comen sobre la misma mesa y del mismo plato!; al fin y a la postre, comparten los ingredientes para la distracción de nuestra digestión del acontecer diario.

Parece mentira que, mandatarios y ciudadanos, convivamos en el mismo Sistema Solar, aunque de éste parece que, como suelen, solo el solar del poder es lo que les interesa para seguir gobernando la finca del contribuyente, que se humedece a base del regadío de nuestro sudor, convirtiéndose en sus particulares Cortijos, Masías y Barracas de la corrupción. El universo en el que viven, no deja de ser de política-ficción. Quizá fueron los guionistas de La Guerra de las Falacias, El Planeta de los Nimios… o bien, La Guerra de Dos Mundos.

No pasa nada, con la subida mensual del salario mínimo interprofesional de 3,30 euros, la de las pensiones 2,5 al mes –cada mil euros-, la bajada del gas natural –¿tendría precio artificial?- y la congelación –si algunos no lo están ya por suspensión del suministro- del precio de la luz, se verán aliviadas las miserias y carencias de un gran puñado de españoles que han “perdido el miedo a perder” la supervivencia.

Paco de Domingo