Menú Portada
Entre alfileres

Lo que un hombre no debe ponerse

Abril 21, 2014

No te confundas, no todo vale. A la hora de salir a la calle hay un montón de prendas que están totalmente prohibidas. La primera impresión es la que vale. Juzgarás y serás juzgado por tu forma de vestir. No necesitas ser un súper héroe para triunfar. Un buen armario, por tanto, resulta imprescindible para tener el mundo a tus pies. 

Nunca, ni siquiera en los cajones

Y hablando de pies, nada de chanclas para ir a trabajar y nada de chanclas, ni siquiera en la playa, si no te has hecho los pies. Quien habla de chanclas, habla de sandalias. Éstas, simplemente, deberían desaparecer del mapa junto a los calcetines blancos (solo aptos para Rafa Nadal y en la pista y no parece ser el caso).

Subimos la montaña y la falda hay que taparla entera. Los piratas, y hablamos de pantalones, para los barcos. Las razones son varias. Primero, y no por ello lo más importante, son horrorosos, un daño para la vista, un disgusto para el personal. Después, en segundo lugar, y ya más secundario, te harán parecer muy bajito (a no ser que seas Pau Gasol y tampoco parece ser el caso)

Unas bermudas, serían la opción ideal, siempre que no sea día laboral. Son más cortas pero no parecerás un hobbit. Y algo que nunca falla, alto o bajo, es el pantalón largo.

¡Qué decir de las camisetas de tirantes! Va de retro Satanás. Out hasta del cajón de la ropa interior (a no ser que seas Rudy Fernández, que sigue sin ser el caso).

Despídete de todas las camisas de manga cortas que tengas. Si, ya se, en verano hace calor. I’m sorry. C’est la vie. Para estar bello hay que sufrir.

Con moderación y ni en sueños

¿El chándal? Te preguntarás. En el gimnasio. Solo. Only. Para hacer deporte es ideal, pero para nada más. Ni siquiera para comprar el pan. ¿Y la camiseta de mi equipo favorito? Para el futbol. Capicúa: de la lavadora a la cancha  y ¿de la cancha? Perfecto, a la lavadora. Repetimos: lavadora – cancha – lavadora.

Sí, ya lo sé, te has gastado una pasta en la fotodepilación y quieres que todas lo veamos. Wrong. Error. El escote es un claro ejemplo de que hombres y mujeres no son iguales. El varón lo tiene más que prohibido. Mal está llevar algún botón desabrochado y peor que se intuya algún accesorio sobrecargado. E indescriptible llenarte el cuerpo de tatuajes (incluso si eres David Beckham, que ni en sueños es el caso)

Garbo