Menú Portada
Mensaje en una botella

Lo que Paco Martínez Soria diría a Zapatero

Septiembre 16, 2010

<span style=”FONT-FAMILY: Verdana; FONT-SIZE: 14pt; mso-bidi-font-size: 12.0pt”>El anuncio de la reforma de las pensiones para antes de 2011, que acaba de hacer el presidente Zapatero,  coincide con el desembarco televisivo de programas protagonizados por abuelos. Los pensionistas se convierten en carne de televisión en estos tiempos de incertidumbre en los que precisamente ellos, los jubilados, están a punto de comprobar las consecuencias del flamante sistema de congelación inventado por el Gobierno.

Zapatero va a congelar las pensiones de los jubilados como el que pone en marcha un gigantesco frigorífico de última generación, en el que destaca su congelador no frost. El sistema no frost recurre al enfriamiento por aire, que evita la formación de escarcha en el aparato y evita también que haya que descongelarlo dos veces al año.

El sistema de congelación de pensiones del presidente supone un paso más en el sistema no frost porque pone a prueba una congelación de dimensiones hasta ahora desconocidas. Los cinco millones de jubilados a los que afectará esta congelación se convierten en el banco de prueba de un sistema que puede revolucionar el actual no frost y convertirlo en un big no frost.

Pillar cacho

Pero hay alternativas para combatir el frío de la congelación de las pensiones. Los programas protagonizados por abuelos se abren paso en la televisión a pasos agigantados. La 1 acaba de estrenar con éxito la serie Las chicas de oro, adaptación de la serie del mismo nombre que triunfó en la televisión norteamericana en los ochenta. Telecinco anuncia que estrenará Abuelos y abuelas y viceversa, una versión de su programa Mujeres y hombres y viceversa protagonizada por jubilados. ¿Coincidencia o intencionalidad?

¿Se lanzarán en tromba los pensionistas españoles para presentarse a las pruebas de pequeños papeles en la serie de Concha Velasco? Nada hay que perder. Fíjense dónde ha llegado la actriz vallisoletana a pesar de sus pérdidas leves. ¿Preferirán los jubilados acudir a la selección de concursantes del espacio de Emma García? De paso pueden intentar pillar cacho en el tira y afloja del ligoteo.

La madre que la parió

Los abuelos de hoy no son ya como los de las películas de Paco Martínez Soria. Ya no hay Abuelo made in Spain que valga. Ahora todo es más rápido gracias a las nuevas tecnologías, que permiten acelerar el proceso de selección natural sin necesidad de haber estudiado a Darwin. Ahora se puede elegir pareja echando un vistazo a un monitor de televisión o a la pantalla de un ordenador. Ya no sirve eso de El abuelo tiene un plan. Ahora un plan nunca viene solo. Siempre hay un plan b y así sucesivamente. Ahora corres el riesgo de agotar el abecedario si pones nombres de letra a los planes.

Paco Martínez Soria alucinaría en colores si resucitara en el siglo XXI. Si el inolvidable actor se encontrara con Zapatero, le espetaría: “Presidente, a España no la conoce ni la madre que la parió”. Pero hay algo que no ha cambiado en nuestro país: los abuelos conocen bien el arte de la paciencia porque llevan toda una vida trabajando… para cobrar la jubilación. Pero ahora llega la larga cambiada del Gobierno torero y la pensión queda congelada.

Coincidiendo con la bajada de temperaturas, los jubilados van a quedarse como el Hombre de Hielo al que dio vida Arnold Schwarzenegger en Batman y Robin. Menos mal que los abuelos tienen tiempo libre para hacer pesas y adquirir el tono muscular de Governator. Para adquirir su capacidad interpretativa necesitan pocas horas de dedicación.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com