Menú Portada
Otras opiniones

Lo que faltaba: ¡Aznar, catedrático de Ética!

Octubre 22, 2009

A mi edad, tras el agua que he visto bajar por los puentes, no me debería sorprende nada. Pero no puedo evitarlo. Que la Universidad Católica de Murcia haya elegido al ex presidente Aznar como titular de una cátedra de Ética es algo que me rompe todos los esquemas. ¡Mira que le podían haber dado otra materia!
Habría que haberle propuesto como profesor de la asignatura “Mentiras de destrucción masiva”, u otra relativa a “Bodas Imperiales”, ó sin ir más lejos, cómo “Justificar una Guerra” con falsedades ó si se me apuran cómo alimentar a los sinvergüenzas de la “Gürtel” “sin enterarse de nada”, o cómo hacer ricos a sus amigos en dos días. No, no lo han hecho; van y le dan lo de la Ética.
Permítame, señor José Luis Mendoza, “Kiko inmarcesible”, que me tronche…de risa.
La Universidad Católica de Murcia es una institución eclesiástica. ¿Se habrán enterado que unos “amiguitos del alma” de Aznar (esto está demostrado) Correa y Pérez (El Bigotes) se embolsaron 6 millones de euros con la vista del Papa a Valencia? Hasta el Vaticano, señores de la Católica murciana, se ha llevado las manos a la cabeza. Y ustedes, más papistas que el Papa, le concede ese honor a un tipo que ha permitido que sus amiguetes se han llevado el dinero que entregaron las viejecitas para atender esa visita del Santo Padre.

¿Han cobrado?

Aznar entró como profesor a tiempo parcial en la prestigiosa “Georgetown” después de que el Gobierno de este señor le endiñara, vía Presupuestos Generales del Estado, la módica cantidad de 1,8 millones de dólares…Con ese dinero bien se puede pagar a un profesor no doctor llamado José María Aznar.
No quiero decir con ello que la Universidad Católica de Murcia haya recibido o esté recibiendo dinero procedente de instituciones regentadas por el PP. Pero todo huele a podrido…Visto lo visto. Quizá lo que buscan es notoriedad con el ex presidente. Yo les aconsejaría que antes distinguieran entre ser famoso y ser popular. Simplemente. Aznar es quizá la personalidad pública más odiada del país y que menos “cariño” genera. Se lo dilapidado todo.
Porque en cuestiones de ética política el susodicho no tiene un pase. Por ir a lo más reciente. Resulta que durante ocho largos años gobernó España a su antojo, tuvo todo en sus manos para cambiar la controvertida Ley del Aborto; pues bien, el pasado sábado le vimos manifestarse contra ella. ¡Hace falta tener rostro…y ética!

Lecciones de democracia

También podían haberle encargado una cátedra de “Democracia”. Para que explique, por ejemplo, por qué frente a la opinión de todo su partido y toda la población española decidió ir a la guerra de Irak, además de pelotillear a ese gran estadista histórico llamado George W. Bush.
Pero también por qué eligió el solito, utilizando su entonces poderoso dedo, para cooptar a Mariano Rajoy, cuando la inmensa mayoría del PP quería a otro candidato. Y podría poner docenas de casos al respecto. Hasta nombró al “gürteliano” Agag, luego yerno, ayudante personal cuando habitaba en La Moncloa.
Hablando de Ética. ¿Podría explicar, sin ir más lejos, cómo puede alardear públicamente de su amistad personal con el jefe de Gobierno más corrupto de Europa, un tal Silvio Berlusconi, e incluso con su amigo Flavio Briatore al que le Fórmula 1 ha inhabilitado de por vida por corromper hasta los circuitos automovilísticos?.
En fin, estas y otras preguntas, supongo serán formuladas y respondidas por y ante los alumnos de esa pobre y “ética” Universidad Católica de Murcia.
Cualquier día nos enteraremos de que Francisco Correa organiza los actos de entrega de diplomas y El Bigotes es el relaciones públicas de tan distinguido centro universitario católico. Al fin y al cabo hacía esas tareas para Aznar.
¡Muchas felicidades por tan gran fichaje! Y que Dios se lo demande.

Graciano Palomo es editor de ibercampus.es, periodista y analista político