Menú Portada
No me moverán

Leguina versus Zapatero

Mayo 23, 2011

Noche del 22M. Veo Antena 3. En la tertulia Joaquín Leguina, ex-presidente socialista de la Comunidad de Madrid, analiza la intervención de Rodríguez Zapatero. D. Joaquín decía que ZP debería dejar el Gobierno y su partido a alguien que pueda hacer las reformas; dice que el Presidente y Secretario General del PSOE no ha hecho autocrítica. Y dice bien.

El Gobierno debería tener como objetivo sacar la economía adelante. Para eso es necesario que haya otro gestor, como decía Leguina. Los inversores internacionales van a ver un Gobierno debilitado porque ha perdido mucho poder territorial ¿Dónde va a ir a parar el diferencial de la deuda soberana española respecto a la alemana? El viernes estaba en 240 puntos ¿Dónde puede llegar? Si sube mucho es malo para el Gobierno actual; pero, sobre todo, para el futuro porque sería una hipoteca cada vez mas pesada.

Nula confianza en Zapatero

Los dirigentes de la zona euro, Merkel, Sarkozy, Trichet… políticos y eurócratas se fiaban poco del Presidente español. Ahora menos ¿Cómo van a creer que es capaz de poner en cintura unas Comunidades Autónomas gobernadas por la oposición, salvo Andalucía, que está en precario, el País vasco, apoyado por el PP, y Extremadura, que depende de IU? ¿Cómo van a confiar en que hará lo mismo con los Ayuntamientos en los que ha perdido mucho poder?

Un Gobierno débil es difícil que tome decisiones impopulares. Necesita un acuerdo con la oposición. Pero, el PP no puede entrar en una política- económica electoralmente complicada sin estar en el poder.

En estas circunstancias ¿Cómo va a aparecer el actual Presidente Español en la próxima reunión del Consejo Europeo? ¿Qué cara va a poner? Los dirigentes europeos le pedirán que cada promesa que suponga más de seis meses de ejecución lleve el aval del PP, algo imposible. Estamos ante una situación económica tan influida por la política que sólo resolviendo ésta última se resuelve la primera. Eso quiere decir: desbloquear el liderazgo del Gobierno y el PSOE; que, repito, es lo que decía Leguina.

¡Menudo lío!

Ahora bien, Rodríguez Zapatero no puede adelantar las elecciones, porque el PSOE necesita tiempo para las primarias y recomponer la figura. Tiempo que no tiene ¡En menudo lío se ha metido!

Hay una solución democrática: que el Grupo socialista del Congreso decida cambiar al Presidente y eso lleve a unas elecciones anticipadas en menos de dos meses o a una recomposición del Gobierno de acuerdo con la matemática parlamentaria. Al fin y al cabo, en democracia, la soberanía está en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, la disciplina partidaria puede hacer inviable esta operación. Una disciplina contra la que se manifiestan los acampados en la Puerta del Sol, ya que prima el interés del partido sobre el de la nación y los ciudadanos ¡Un lío!

J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Cátedra de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública.