Menú Portada
No me moverán

Lecciones de la Banca al Estado

Abril 18, 2011

¿Qué pueden enseñar Santander y BBVA al Estado Español? El martes estaba en Portugal. Daba unas lecciones en el AESE (una Business School hermana del IESE). La temática: como sobrevivir a la crisis; algo bastante apropiado para la situación del país vecino. A la hora de preparar el tema pensé que las Administraciones Públicas (Estado, Comunidades Autónomas, Ayuntamientos,…) tienen rasgos de grandes empresas y, como tales deben gestionarse.

Una multinacional global es como un Estado, pero sin base territorial. Estas empresas tienen: empleados, que muchas veces se comportan como los burócratas estatales, los funcionarios; clientes a los que tienen que satisfacer y cobrar, como un estado debe hacer con sus ciudadanos a través de los servicios y los impuestos; también usa presupuestos que se elaboran con la misma minuciosidad que en los estados, aunque sin los debates parlamentarios.

Pues bien, dada ésta semejanza, los Estados pueden aprender de lo que hacen las multinacionales en las crisis. Veamos lo que han hecho los dos grandes bancos españoles BBVA y Santander. Veamos lo que estas dos multinacionales hispanas pueden enseñar al Estado Español.

La importancia del tamaño

Ninguno de los dos bancos está amenazado por la crisis. Su dimensión produce economías de escala que los protege; una de ellas es la sensación de seguridad por el tamaño; no es la más valorada, pero si es muy importante. Es más fácil financiarse cuando se es grande. Las Administraciones Públicas deberían tomar nota. La dispersión y minifundismo de las administraciones locales, los Ayuntamientos, hace que se pierdan economías de escala en la prestación de servicios. Necesitaríamos pagar menos concejales, por ejemplo. Lo mismo podría decirse de las estructuras autonómicas. Las Comunidades Autónomas se diseñaron hace cuarenta años ¿No sería el momento de analizar si la fusión de algunas de ellas daría estructuras económicas más viables? ¿Y los Estados? A lo mejor convendría transferir competencias reales a la Unión Europea. Si existe un servicio exterior europeo ¿Para qué necesitamos embajadas españolas en todos los países? Hay algunos, como los europeos, los iberoamericanos, o las grandes naciones de otras partes del mundo, en los que España puede tener razón para tener embajada ¿Pero, en otros? ¿No sería más económico una embajada europea? Todo esto puede parecer utópico, pero las utopías siempre fueron motores de la historia.

Mejorar la eficiencia con las nuevas tecnologías

Estas entidades bancarias se esforzaron en utilizar las nuevas tecnologías con profusión para mejorar su eficiencia. Las Administraciones Publicas tienen la obligación de profundizar en ellas. Estoy escribiendo un caso con una empresa portuguesa, Vortal, sobre la utilización de la tecnología cloud (nube) en la licitación electrónica. Los resultados en ahorros son espectaculares.

Los grandes bancos españoles han reducido sus plantillas con antelación a la crisis, sin traumas, pero sin pausas. Las Administraciones públicas no pueden permitirse una estructura de personal pesada. Además las nuevas tecnologías exigen y permiten recortes de empleados públicos. Las grandes compañías en épocas de crisis se concentran en su ‘core business’, en los negocios esenciales, deshaciéndose de las alegres diversificaciones de las épocas de abundancia; se acogen a las ventas de divisiones, las subcontratas y el outsourcing. Lo mismo tienen que hacer las Administraciones ¿Qué hace un Ayuntamiento ofreciendo servicios fuera de su competencia? ¿Por qué no vender Empresas Públicas, que pueden gestionarse de manera privada, y dar dinero a la caja?

También Santander y BBVA se han internacionalizado; sus beneficios vienen en parte de sus filiales extranjeras. Lo mismo tiene que hacer España: vender a los extranjeros tanto dentro del país (turismo) como fuera. Es cuestión de supervivencia.

Estas son sólo algunas lecciones de la gran banca al Estado y resto de Administraciones Públicas ¿Serán capaces los dirigentes públicos de tener altura de miras para estudiarlas y aplicarlas con la modulación que requiere una organización político-administrativa?

J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Cátedra de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública.