Menú Portada
¡Qué fuerte!

Las redes sociales de nuestra vida

Mayo 19, 2011

Las redes sociales están de moda. Se han convertido en el vehículo de comunicación más rápido y de más actualidad del momento. Ahora todo se anuncia a través de Facebook y Twitter y, si no tienes una cuenta en una de estas redes, no eres nadie. Casi todos los famosos tienen la suya, y los no famosos también.

Formar parte de grupos, seguir a gente y que te sigan, comentar, darle a “me gusta”, retweetear, cargar y etiquetar fotos, etc. Hay un sin fin de posibilidades y un sin fin de finalidades; desde el que quiere darse a conocer, el que quiere ligar, promocionar un producto o una empresa o simplemente hacer amigos. Hay de todo.

Poder incalculable

Gracias a las redes sociales nos hemos enterado de noviazgos de famosos, bodas, alumbramientos de niños o separaciones. Justo hace unos días un tweet nos informaba del último Premio Príncipe de Asturias. Parece que el famoso se hace más cercano porque cuenta en primera persona lo que siente, como se siente o lo que está haciendo y esto le acerca al mundo común y real del resto de los mortales.

Pero lo más reciente y relevante que ha salido de las redes sociales es el movimiento 15M que está llenando las plazas de algunas ciudades españolas. Una iniciativa que se fragua y convoca a través de las redes sociales y que ha conseguido movilizar a miles de ciudadanos, muchos de ellos incluso sin saber muy bien por lo que se manifiestan. Antes, eso se hacía mediante mensajes de móvil pero, las nuevas tecnologías nos superan y tienen mucho más poder de convocatoria, un poder increíble.

Mi compañero, amigo y paisano, Juan de Dios Colmenero,me dice preocupado que esto del Twiter es una bomba de relojería. Muchos periodistas sueltan la información y facilitan el trabajo a otros periodistas que les siguen que ya no tienen que molestarse en mirar teletipos porque ya están otros que lo hacen y lo anuncian por ellos. Una noticia sale antes en un tweet que en el medio digital, y no digamos ya en el impreso. Entonces ya no se trabaja para el medio que te paga, sino que lo haces gratuitamente para esa red social en la que publicas la información que tienes que dar en una crónica a la hora siguiente en tu medio de comunicación. ¿Eso es bueno o malo? Sea como sea, ahí está y nunca hemos estado tan informados como ahora y, el que no lo está, es porque no quiere.

Arma de doble filo

Las redes sociales se han convertido en un vehículo de comunicación y expresión importantísimo, pero también peligroso a veces, porque hay quien las usa para tirar la piedra y esconder la mano o para insultar ocultándose tras un perfil falso o seudónimo y crear polémica. Pero es inevitable controlar esto debido a la gran cantidad de gente que pertenecemos a ellas.

De todas formas, lo mejor de estas redes sociales es la gran cantidad de amigos que se pueden llegar a hacer. Personas que no se conocen de nada y que, gracias al mundo virtual informático, han ido uniendo lazos, gustos, aficiones y sentimientos que han dado paso a amistades y relaciones más sólidas incluso que las que te da la propia vida con los contactos personales.

Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com