Menú Portada
El mayordomo

Las otras cinco prendas que completan el armario intemporal del caballero

Noviembre 5, 2011

Si a las prendas de la semana pasada añadimos estas otras cinco nuestro armario estará en disposición de servir para cualquier acto o compromiso


La semana pasada apuntábamos la necesidad de empezar a construir nuestro armario intemporal con un abrigo. A esta clásica y varonil prenda se le unían otras como unos buenos zapatos Oxford de color negro, un traje de corte clásico azul marino, una camisa de color azul pálido y un obligado pañuelo de lino blanco. 

Si bien podríamos enumerar una larga lista con otras muchas prendas que deberían estar a mano en el armario del caballero, queremos centrarnos esta semana en esas otras cinco indispensables que forman el fondo de armario que todo caballero debería poseer. 

1. Unos Oxford de color chocolate oscuro 

A nadie sorprendería la semana pasada que incluso antes de este zapato recomendáramos hacernos con uno en color negro. Sin embargo, si bien el color negro es sencillamente indispensable, los colores tipo chocolate oscuro o coñac, aun no siendo apropiados en determinados actos y a ciertas horas, aportan un toque de estilo difícil de conseguir por los zapatos negros. 

Igualmente, es importante tener en cuenta que trajes como los Príncipes de Gales o los de color albero siempre combinan mejor con este color. 

Si con el color negro el Oxford liso siempre es una opción correcta, a la hora de combinar nuestros Oxford marrones el modelo semi-brogue quita formalidad y además da al conjunto una pincelada de color muy interesante. Por ello no es de extrañar que la frase “brown is the new black” cada día tenga mayor cabida en el vestir del caballero más actual. 

2. Un traje de color gris liso 

Cuando hace unos meses hablábamos de los cinco trajes imprescindibles con los que debería contar un caballero, los primeros a los que hacíamos mención eran al clásico azul marino y al imprescindible gris marengo. 

Aunque hoy el azul marino ha ganado la batalla del color, es importante recordar que los trajes de este color siempre resultan más adecuados para vestir a la tarde-noche que con luz solar. Para la mañana es el gris el color más apropiado. Hoy esta distinción de mañana y tarde apenas se tiene en cuenta y se visten indistintamente ambos colores de forma errónea. 

Los trajes grises de ojo de perdiz o de espiga son otra muy buena opción. No obstante, hasta no contar con uno totalmente liso no deberíamos dar el salto a estos últimos. 

3. Una camisa blanca 

Si bien hoy la camisa blanca se viste cada vez más en contadas ocasiones, sigue siendo un imprescindible. Las camisas a rayas o incluso de un azul claro son perfectamente válidas para el día a día de la oficina pero, sin embargo, en las ocasiones más formales no son siempre correctas. 

Aunque he de reconocer que la camisa blanca no es particularmente muy de mi agrado para vestirla habitualmente, sí es cierto que nadie nos podrá acusar de no ir correctamente vestidos por decantarnos por ella. Es importante también recordar que por su gran formalidad nos permite acudir desde a un funeral hasta a una boda donde tengamos que vestir de chaqué. 

4. Una corbata azul marino 

Como hemos apuntado reiteradas veces, la elegancia es sencillez y saber estar. Y pocos conjuntos son más sencillos y más sobrios que el que combina un traje azul marino con una camisa de un azul más pálido y una corbata azul marina. 

Los trajes grises admiten de muy buen agrado prendas próximas al color azul marino. Igualmente, jugando en la corbata con diferentes dibujos tanto en forma como en tamaño podemos conseguir un sinfín de interesantes combinaciones. 

Según sean de discretos los dibujos de la corbata podremos combinar esta desde con un traje azul marino hasta nuevamente con un chaqué. 

5. Unos gemelos discretos 

Aunque yo soy de la opinión que las camisas de gemelos son infinitamente más elegantes que las de puño simple, hay voces muy autorizadas que mantienen lo contrario. Esta discrepancia se ve reflejada en la manera de vestir de los dos países que todavía hoy imponen el rumbo de la vestimenta masculina: Inglaterra e Italia. 

Si bien todavía hoy los italianos se decantan el puño sencillo, en Inglaterra el puño doble es el compañero indispensable del caballero más sobrio. 

De decantarnos por gemelos deberemos primeramente hacernos con un juego que sea discreto y que pueda combinar fácilmente con la mayoría de nuestros conjuntos. Unos sencillos gemelos de plata nos pueden sacar de muchos apuros en las más variadas ocasiones. 

Conforme aumente la posibilidad de vestir de traje y vayamos completando nuestro armario nos daremos cuenta de las combinaciones tan atractivas que podemos conseguir de vestir un conjunto donde los gemelos escogidos sirvan de complemento para nuestra corbata y nuestra camisa. 

Una vez contemos con estas diez prendas será solo cuestión de tiempo y gusto el ir completando nuestro armario de forma elegante. Las diez prendas estudiadas durante estas dos semanas aportan los cimientos sólidos y adecuados sobre los que empezar a construir lo que será nuestro armario del futuro. 

Jeeves 

elmayordomo@extraconfidencial.com