Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
A renglón seguido

Las lucidas joyas del Lucientes

Febrero 9, 2017
robo goya

Muchos son los llamados y pocos los elegidos para la gloria del Séptimo Arte –¡Enhorabuena a los premiados!-. Inesperada participación (fuera de concurso) la de un desconocido extra: un técnico en iluminación a quien, con una chispa de imaginación, se le encendió la lucecita. Quiso dejar su pequeña impronta en el historial de la ceremonia de entrega de los premios Goya montándoselo de cine.

Se arrogó en su ópera prima parodiar, seriamente, el Robobo de la Jojoya; pero sin posible recompensa, por este remake, del lucido galardón del Lucientes en los apartados de: Interpretación masculina de reparto, Actor revelación, Mejor guión original, Efectos especiales o Montaje. El valioso botín: cuatro pares de gemelos, un juego de pendientes y una sortija. El autor, confeso y no convicto, sucumbió a la endiablada tentación de llevarse un recuerdo de la gala, y no supo reprimirse ante tan suculento escaparate. Sus entendederas le invitaron a pensar que eran “baratijas”, mismas que podrían salirle <caratijas>.

Consolidada la estiba, valorada en unos treinta mil euros, le asistió un arrebato de arrepentimiento, personándose ante la uniformada autoridad policial de la comisaría de San Blas, que después de ver el paso de la cigüeña el viernes 3, se toparon con esta ´ave´ de paso días después. El descuidero parece heredar la biográfica actitud del noble Gila: “todo lo que robaba, lo devolvía”. ¡De película! Hasta aquí el monólogo de un gran estreno de escaso recorrido.

Robos que hurtan nuestra atención

Pero sobre la pantalla de lo cotidiano hay otro tipo de robos que nos hurtan nuestra atención. Como la inmundicia del fraude y la corrupción que no dejan de aflorar en las tripas de algún ´pujoliano´ pendrive y en los expedientes abiertos pendientes de ser despachados por la infatigable UDEF y la vigilante ONIF (sobre Rato). Y si no que se lo pregunten al ex-molt hororable y al responsable del milagro económico de los años noventa; verbi gratia. Ambos no dejan de defraudarnos día a día.

Hasta el eximio bonaerense de las Siete Colinas ha reconocido que en todos los sitios se cuecen las habas de la corrupción y en la casa vaticana a <cardenaladas>. Para avivar la llama del fuego eterno de la omertà, la parte ´diestra´ del Congreso ha dictaminado que la Santa Madre Iglesia, tan católica, apostólica y romana ella, no sea fiscalizada por el 0,7% del I.R.P.F., robándonos el ya cansino mensaje de nitidez, claridad y transparencia.

A todo esto, y en medio del fin de semana clave con el cónclave de la Caja Mágica, al P.P. le quieren robar la entrañable identidad de la carroñera gaviota, y sustituirla por el libérrimo charrán. Habrán tenido que debatir una ponencia declarativa sobre ornitología, dirigida e ilustrada ¿desde FAES? por su naturalista más prestigioso: José María Graznar ¡menudo pájaro! Cría cuervos, en el nido de Génova, y tendrás muchos… Ahora queda por establecer la taxonomía estética de la palmípeda.

La caridad y la corrupción, bien entendidas, empiezan siempre por uno mismo. ¡O no!

Paco de Domingo