Menú Portada
Atando cabos

Las “fracturas” y la “facturas” del PSOE andaluz

Febrero 12, 2012

Cada día que pasa es más evidente que el reciente Congreso Federal del PSOE se cerró en falso. El penúltimo capítulo se ha vivido en Andalucía con la dimisión del secretario general de los socialistas sevillanos, José Antonio Viera, a poco más de un mes de la cita con las urnas. Andalucía, la comunidad autónoma donde los socialistas tienen puestas sus últimas esperanzas de mantener con vida algún feudo de poder. El territorio que siempre ha aportado más socialistas y más votos al conjunto del PSOE. La Comunidad donde el PSOE gobierna desde el principio de los principios. El único territorio español que no ha cambiado de color político desde que murió Franco y arrancó democracia. En Andalucía se ha consagrado el más grave síntoma de descomposición previo a una derrota electoral. La fractura, la división interna insalvable que generalmente lleva consigo una sangría de votos.

José Antonio Viera apoyó incondicionalmente a Rubalcaba frente a Chacón en el último Congreso del PSOE. Pensaba que la victoria en ese Congreso le iba a permitir imponer una lista de “integración” de cara a los comicios andaluces y frente a la opinión mayoritaria de su propio partido encabezada por Susana Díaz y el propio José Antonio Griñán. Pero los del “otro bando”, la dirección que mayoritariamente apoyó a Chacón no han permitido la maniobra, y Viera ha decidido dimitir. En su afán de morir matando, el hasta ayer líder de los socialistas sevillanos denunciaba abiertamente “vetos, presiones y oscurantismo” de la Ejecutiva del  PSOE de Andalucía. Denuncias de juego sucio entre propios compañeros de partido.

El dimitido Viera está involucrado en escándalo de los ERE falsos

Pero aún siendo un lamentable ejemplo el ejercicio de “navajeo” interno que sufre el PSOE-A, lo más grave sigue siendo el escándalo de los ERE falsos que salpican directamente al dimitido Viera cuando era Consejero de empleo de la Junta. El Gobierno de Andalucía otorgó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en 2003 a la empresa “Cuerotex”, en la que trabajaba Juan Pérez Delgado, cuñado del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, quien era consejero de Empleo cuando se firmó el expediente.

Son datos que están en el sumario que investiga de la presunta trama fraudulenta de los fondos públicos de empleo, los prejubilados de esa firma sevillana cobraron una póliza adicional —una figura que se utiliza muy excepcionalmente en estos trámites— de unos 400 euros al mes. La póliza fue suscrita con Vitalia, la empresa que aparece vinculada con los ERE donde se han detectado irregularidades.

Pero es que además, bajo el mandato de José Antonio Viera al frente de la Consejería de Empleo, el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) repartió 9,1 millones de euros más en subvenciones a siete empresas privadas vinculadas al exsecretario de una agrupación local del PSOE de Sevilla. Dichas empresas contrataron a la hija del exconsejero. Hasta quince subvenciones se aprobaron bajo el mandato de Viera al frente de la Consejería de Empleo (2000/2004), si bien éstas se canalizaron a través del órgano instrumental de la Junta que dependía de su departamento, por lo que no las firmaba él sino el entonces director del IFA y su director general de Trabajo y Seguridad Social, Francisco Javier Guerrero, imputado en el caso de los ERE fraudulentos.

El caso del dimitido Viera puede ser uno más. Así es como están las cosas en el PSOE de Andalucía que es el partido que gobierna la Comunidad desde el inicio de la democracia. No sólo hay “fracturas” insalvables, sino “facturas” vergonzosas. No en vano, el PSOE en Andalucía mantiene el poder desde que murió Franco.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio