Menú Portada
Otras opiniones

Las damas del PP –Aguirre, Cospedal y Soraya-, darán la victoria a la derecha

Diciembre 20, 2009

Nada vendría mejor a España que tener al timón a una mujer a título de primera ministra. Sentido común y un baño de realismo es lo que se necesita en este deshilachado y desesperanzado país. Y ello llegará, no lo duden.
Tengo para mí que lo mejor que hay en esa formidable organización política que es el Partido Popular -hay que reconocer que el principal mérito es del presidente fundador, Manuel Fraga, y posteriormente de José María Aznar-, son sus mujeres. No sólo las dirigentes y sus rostros más conocidos, sino fundamentalmente sus militantes que aportan firmeza, pasión y aguante.
Sé de lo que hablo porque, modestamente, me tienen como uno de los mejores conocedores del PP, sin militar en esa formación y a simple título de observador del acontecer nacional.

Cospedal

María Dolores de Cospedal, la número dos del partido, tiene todas las papeletas para colocar por vez primera en Castilla la Mancha al centro/derecha después de tantos años de “nacionalcatolicismo” camuflado en el viejo lar de Don Quijote, televisión autonómica incluida. Así que, querido Jordi García Candau, vete preparando las maletas que ya tienes experiencia en ello desde 1996.
De Cospedal, en su rol de Génova 13 como jefa del “aparato” popular, ha llevado, después del cuatrienio negro de los corbatas negras, un aire nuevo que es el mismo que el de una nueva generación de dirigentes sin pasado que ocultar dispuesta a llevar a la práctica las reformas y la modernidad que España necesita.

Aguirre

Fue precisamente Esperanza Aguirre la que puso en gran circulación política a María Dolores de Cospedal. La “lideresa” madrileña, pese a quien pese, es uno de los puntos de referencia esenciales de la derecha desde su imbatible predio madrileño. Su apoyo popular y su Espe style están ahí y resulta desde luego imprescindible para desalojar a Rodríguez Zapatero y su vaivén derrochón del Palacio de la Moncloa. 
Creo que algunos conspiradores que pululan por las faldas de Mariano Rajoy hacen un flaco favor al PP, al país e incluso así mismo, malmetiendo contra Aguirre. Porque es uno de sus principales activos y sin su trabajo el PP seguirá instalado en la oposición.

Soraya

La abogada del Estado vallisoletana, el látigo parlamentario del PP, tiene fama de trabajadora y buena gente. Se trata, en cualquier caso, de uno de los referentes de poder interno marianista y si los españoles deciden entregar su confianza de nuevo al centro derecha para que gestione los intereses generales tendrá un lugar al sol.
Hay otros muchos nombres femeninas ascendentes y con razones sólidas. Desde las veteranas alcaldesas Rita Barberá en Valencia, Teófila Martínez en Cádiz, Elvira Rodríguez (quizá la mujer española que más sabe de presupuestos),  a las nuevas incorporaciones.
Vuelvo a repetirlo: aspiro a ver instalada en el Palacio de la Moncloa a una mujer como protagonista. Las anasbotellas han quedado muy demodés. E incluso producen repelús. Ha llegado la hora de lascospedal style.

Graciano Palomo es periodista y analista político