Menú Portada
Otras opiniones

Las “convicciones” de Moncloa

Enero 6, 2011

El arranque político del año para el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ya ha marcado los primeros atisbos de lo que será la estrategia del Ejecutivo y del PSOE de cara a los próximos meses e, incluso, ha venido a despejarnos alguna que otra duda vía mensaje del presidente: la primera entrevista concedida por “Zp” en este año 2011 respondiendo a las preguntas de Carlos Herrera en Onda Cero ha supuesto el pistoletazo de salida para sentar una serie de enunciados o, si prefieren, avisos dentro y fuera del partido.

A saber: mensaje a los barones-candidatos territoriales que, en privado y no tan en privado, vienen clamando por que se defina cuanto antes quién va a ser el candidato socialista a las próximas elecciones generales, sabedores de que una renuncia de Rodríguez Zapatero antes de mayo pararía bastante más el golpe del castigo a la gestión del Gobierno a costa de sus candidaturas, muchos de ellos no olvidan que en las elecciones municipales de hace ocho años el PP no recibió el castigo que se suponía por el malestar ante la guerra de Irak o el Prestrige; precisamente porque ya se sabía que José María Aznar no iba a ser el candidato a La Moncloa dos años después.

Pues bien, el Presidente y Secretario General socialista ya ha dejado claro que lo que pretende es trabajar durante los próximos meses para ayudar a sacar al país de la crisis económica y lo va a hacer desde “su” responsabilidad en La Moncloa. Primer asunto, pues, cerrado. Teniendo en cuenta, además, que al Jefe del Gobierno y a su entorno les ha sentado a cuerno quemado esa afirmación del “barón” extremeño Fernández Vara a propósito de que el partido socialista tiene tres candidatos: Alfredo, Pérez y Rubalcaba, como de igual forma no se ha disimulado el malestar por la “tormenta” derivada de las afirmaciones del propio “Zp” en la copa navideña de Moncloa sobre el conocimiento de su esposa Sonsoles y otro miembro del partido acerca de su futuro político y achacadas a la “insistente y pertinaz” obsesión de los periodistas por preguntarle decenas de veces sobre ese particular. También sobre esto tratan de coserse las costuras en el melón prematuramente abierto.

Estrategias para el 2011

Y sobre la estrategia, dos argumentos se presentan como ineludibles: uno, el de tratar de explicar y vender allá donde quieran oírle, que España sigue siendo, a pesar de las obligadas medidas impopulares, uno de los países de Europa con mayor nivel de protección social. Sobre esto la labor didáctica se presenta harto dificultosa.

Y el otro, animar a la parroquia de base en el partido y convencer sobre todo a importantes poderes empresariales y financieros de que “hasta el rabo todo es toro” y, por lo tanto, las encuestas están exagerando las diferencias entre Partido Popular y Partido Socialista. Unas distancias que se pretenden vender como todavía salvables, algo que me reconocerán resulta cuando menos chocante teniendo en cuenta que es un escepticismo proveniente del personaje de la política española que más ha actuado en sus decisiones a golpe de demoscopia.

Nos quedamos por lo tanto con la principal conclusión de los primeros mensajes de “Zp”: quiere seguir por el momento, quiere dar la cara en las etapas complicadas y no quiere ni oír hablar del asunto sucesorio a la espera de que se produzca… o no el batacazo en las municipales de Mayo.

Julián Cabrera, director de Informativos de ONDA CERO