Menú Portada
Mensaje en una botella

Las “cocretas” de Belén Esteban y el “caloret” de Rita Barberá

Febrero 25, 2015

La vida es como una ración de croquetas: nunca sabes cuál te va a tocar. La croqueta bien hecha es un manjar español de bandera. Su extensa variedad permite complacer a comensales de todos los gustos: jamón, carne, pescado, huevo y un interminable etcétera. Hay una croqueta para cada uno de nosotros, de forma que la croqueta es capaz de unir a millones de personas. Como la lengua española, que según datos del Instituto Cervantes, hablan en el mundo más de 450 millones de personas. Somos tantos que necesitamos tener claros nuestros referentes del buen hablar.

Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope de Vega o Calderón de la Barca son autores del Siglo de Oro; y son considerados como ejemplos del buen empleo de la lengua española. Pero nuestra lengua ha evolucionado con los años hasta llegar al siglo XXI de Pérez Reverte, Muñoz Molina, Pombo, Mendoza o Marías; actuales ejemplos del buen empleo del castellano. Y luego está Belén Esteban.

Sí, amiguitos. María Belén Esteban Menéndez, de profesión colaboradora y actual concursante de Gran Hermano Vip en Telecinco, ha descubierto la cocreta. Esta buena mujer ha convertido la cocreta en trending topic de Twitter, la red social que difunde al instante un mensaje a millones de hispanohablantes en todo el mundo; y ha hecho que El rap de la cocreta arrase entre los millones de seguidores de Youtube. La Esteban ha proclamado a los cuatro vientos la cocreta como quien proclama la liberación de un pueblo oprimido que se desprende del yugo después de varias décadas de tiranía.

Alguno de esos millones de hispanohablantes creerá firmemente que lo que la Real Academia Española define como “porción de masa hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo, etc, que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante” es cocreta y no croqueta. Y ese hispanohablante hablará con otro que le ayudará a propagarlo hasta el infinito y más allá. ¿Imaginan un mundo en el que Arguiñano y Chicote se vieran obligados a hablar en sus programas de Antena 3 y La Sexta de cocretas para que todo el mundo los entendiera? ¡Toma cocreta! 

Nos estábamos acomodando

Pero, ¿acaso hay algo mejor que una croqueta acompañando a una bebida fresquita para combatir el calor que se avecina en Fallas? Pues sí, amiguitos: lo hay. Esta fiesta valenciana que atrae cada año a miles de turistas del mundo entero cuenta desde esta semana con un nuevo sello de identidad: el caloret. Al calor de la noche y sus efluvios, Rita Barberá pronunció uno de los discursos que han provocado más risas y más bochorno. Aunque a partir de ahora no diremos bochorno, sino caloret.

Ese caloret al que se refería la alcaldesa de Valencia es el mismo caloret que trepaba hasta las mejillas de quienes la acompañaban en el balcón municipal y no sabían dónde meterse mientras hablaba Barberá. La alcaldesa ha incorporado al vocabulario valenciano una nueva palabra que ya ha sido registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas por dos avispados: Vicente Muñoz Gimeno y la empresa de artes gráficas Konaka Valencia. Rita Barberá ya siempre podrá alegar en su defensa que aquella pifia sirvió para crear riqueza. ¡Toma caloret!

España entra en el mes de marzo, el mes del caloret, con hambre de cocreta. Belén Esteban y Rita Barberá abanderan una nueva generación de ilustres autores del siglo XXI que se han convertido en creadores de nuevo vocabulario para el castellano y el valenciano. Falta nos hacía porque nos estábamos acomodando, nos habíamos dormido en los laureles y estábamos descuidando la incorporación de nuevas palabras a nuestro léxico. El Siglo de Oro es historia. Al caloretdel momento, acaba de nacer el Siglo de la Cocreta.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero