Menú Portada
El mayordomo

Las Camisas de Lino: Un Imprescindible del Verano

Junio 12, 2011

Este tejido no solo proporciona gran elegancia a las camisas de sport sino que además puede aportar gran estilo tanto a chaquetas como a trajes completos


Pocas prendas se asocian más al verano que las prendas de lino. Y de todas estas son las camisas de este tipo de tejido las que se convierten en el indiscutible protagonista del verano. Bastará con darse un paseo por el puerto deportivo de alguna de nuestras islas o por la terraza de moda para poderla contemplar a los caballeros más elegantes valiéndose de ellas en pos de la frescura y la comodidad. 

Antes de entrar a analizar las múltiples ventajas tanto estéticas como de confort que aportan las camisas de lino debemos recordar que esta denominación no es del todo correcta. Las mal llamadas camisas de lino no son otra cosa que la unión de hilos de diferentes grosores, de ahí que su nombre debiese ser camisas de hilo y no de lino. 

El lino, al estar formado principalmente por celulosa puede absorber con gran facilidad la humedad sin que por ello dé la impresión de estar nunca húmeda la camisa. Las camisas de hilo se caracterizan por su sencilla confección y su resistencia es más que destacable siendo muy superior, por ejemplo, a las de las camisas de algodón. 

Por sus características de frescor, comodidad y ligereza el lino se presenta como un tejido perfecto para acompañarnos durante el calor del verano. Aunque donde más ha triunfado este compuesto es en las camisas hay que recordar que este tipo de tejido es también muy popular y agradecido en esta época en pañuelos, pantalones e incluso trajes. 

Ventajas e inconvenientes 

Si bien es cierto que las camisas de lino resultan francamente agradables al tacto y se convierten en un perfecto aliado para combatir las altas temperaturas del verano también lo es el hecho que este tipo de tejido se arruga con gran facilidad. Por ello, no son pocos los caballeros que se resisten a colgarlas en sus armarios. 

Para evitar que las camisas de lino terminen arrugándose al poco tiempo de vestirse, hoy este material se mezcla con otros como el algodón o la seda. No obstante, además de que estas mezclas no consiguen evitar que las camisas terminen arrugándose, los verdaderos amantes de este tipo de tejido siguen prefiriéndolo las camisas de lino sin mezcla alguna. 

Si bien el hecho de que este tipo de compuesto se arrugue con facilidad, independientemente de la mezcla con la que cuente, hace que efectivamente muchos caballeros huyan de él esto no deja de ser el encanto de estas camisas para otros muchos. 

Y si además el lino de sus camisas procede de Irlanda, los señores más exigentes las vestirán, si cabe, con mayor placer y orgullo. La procedencia del lino es importante ya que la calidad del mismo marcará el brillo y el confort de la camisa final. Así, por ejemplo, con los hilos de lino de Batista y Cambray se consiguen las camisas más finas y de mayor calidad. 

Una forma sencilla de saber que nuestro dinero ha sido bien empleado y que no nos han dado “gato por liebre” es comprobar que nuestra camisa y sobre todo su cuello no terminen adquiriendo con el tiempo un tono amarillento. 

Aunque los trajes de lino no son todavía, ni mucho menos, tan populares como las camisas, estos aportan un enorme estilo a los caballeros más elegantes. Si bien lo más frecuente es asociar colores claros a este tejido, los trajes de hilo azul marino así como los marrones aportan una enorme belleza y variedad a los armarios más exigentes. 

Cuándo y cómo vestirla 

Como en breve veremos también las prendas de lino pueden acompañar a conjuntos acompañados de corbata. No obstante, la camisa de lino encuentra su verdadero significado acompañando a un atuendo de sport. Es cuando se viste, por ejemplo, con unas bermudas y unas alpargatas cuando adquiere su auténtico protagonismo. 

Si bien su gran popularidad ha hecho que desde hace ya varios años podamos encontrar camisas de lino con diferentes estampados y colores, la camisa blanca sigue siendo la camisa de lino por excelencia. 

Dependiendo de la formalidad que queramos imprimir a nuestra camisa de lino podemos jugar con diferentes tipos de cuello y otras terminaciones como aquellas donde uno o dos bolsillos están presentes.
 
Las camisas de lino por su propia confección quedan muy elegantes si se visten por fuera del pantalón de manera informal. Aunque es posible encontrarlas de manga corta siempre es más elegante escoger aquellas de manga larga y remangarlas por debajo del codo. Igualmente, y aunque esto no deje de ser una opción personal, las camisas de lino sin bolsillos resultan siempre más elegantes. 

De querer vestir una camisa de lino acompañada de corbata es importante intentar que el cuello sea más armado de lo que resulta normal en este tipo de camisas. Igualmente, es importante intentar que el resto de las prendas sean del mismo tejido y que la camisa no desentone con el conjunto final. Desgraciadamente, se antoja muy difícil encontrar una camisa de este tipo de no acudir a la camisería a medida. 

Como apuntábamos al comienzo del artículo, las prendas de lino no solo se limitan a las camisas. En Estados Unidos y en Italia es frecuente encontrar caballeros que no dudan en vestir chaquetas e incluso trajes completos de este tejido. Esto, desgraciadamente muy poco frecuente hoy, fue la tónica general durante las épocas de más calor entre los caballeros más elegantes de los años treinta y cuarenta y todavía hoy es una muestra de buen gusto y de elegancia. 

Para terminar, es importante tener en cuenta que el tallaje de estas camisas se caracteriza por ser más holgado que el de las camisas de traje y de sport por lo que es importante probárselas antes de adquirirlas y no dejarse llevar por la talla que marque la etiqueta. 

Jeeves 

elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282