Menú Portada
Otras opiniones

Las agendas paralelas de “ZP” y Rubalcaba

Diciembre 15, 2010

La situación política actual y la incertidumbre que embarga al PSOE y al gobierno, han empujado a los más sesudos estrategas y directos colaboradores del presidente Rodríguez Zapatero a dar un verdadero y auténtico giro en las prioridades de agenda del jefe del ejecutivo y consiguientemente de su vicepresidente primero, o si prefieren parapeto, sucesor, presidente “in péctore” o gestor de transiciones en épocas de vacas flacas Alfredo Pérez Rubalcaba

Si hasta hace tan solo unos meses “Zp” era el único que, a pecho descubierto centraba la atención de todos los focos mediáticos, bien para anunciar en el parlamento las medidas más antisociales de la reciente historia democrática, bien para hacerse la foto desayunando y orando con Barak Obama o bien acaparando minutos de televisión con una visita relámpago a nuestras tropas destacadas en Afganistán mientras el Papa Benedicto XVI repartía bendiciones por el Obradoiro, ahora su presencia se limita a unas más que contadas incursiones fuera de su despacho de la Moncloa para presidir en el Congreso la Comisión delegada de asuntos económicos –Quién se lo iba a decir cuando Jordi Sevilla le aseguraba que esto de la economía lo asimilaría en un par de tardes- o para acudir, sin prolegómenos de fotos sobre encuentros bilaterales a la sustancia y cogollo del último Consejo europeo del año para vérselas con sus homólogos de la unión.

Ahora es Rubalcaba

Las mediáticas y llenas de elementos anecdóticos cumbres Iberoamericanas, la foto de la inauguración de AVE Madrid-Cuenca y hasta nuevas visitas a las tropas destacadas en lugares complicados fuera de España han pasado a mejor vida. Ahora es Rubalcaba el que asume gran parte de ese rol, incluida una faceta en la que nunca se encontró cómodo por falta de apoyos y simpatías, la de los actos más domésticos del partido socialista. Su intervención de hace unos días ante los socialistas valencianos sugería según dirigentes del renqueante PSOE en esa Comunidad lo más parecido a la visita de un número uno del partido por encima de un vicepresidente de Gobierno y ministro del Interior. En el gobierno por lo tanto, se esperan mejores ocasiones para que Rodríguez Zapatero pueda reaparecer haciendo alarde de “optimismo antropológico”, con independencia de una decisión acerca de si repite o no como candidato a la presidencia en las próximas generales, que cualquier conocedor de la dinámica interna socialista sitúa como más que improbable.

Así las cosas, España sigue en “estado de alarma” al menos hasta el próximo día 15 y viendo las imágenes y las crónicas que nos llegan, por ejemplo desde algún vecino como la Italia de Berlusconi, uno se pregunta si realmente no es en ese país de la unión europea donde realmente se ha instalado el “estado de alarma”.

De momento, aquí nos seguimos preguntando primero, qué le hace pensar al gobierno de Blanco, Rubalcaba y “Zp” que tras el 15 de enero no habrá razones para mantener tan drástica medida, segundo, por qué no se negocia ya con el colectivo de controladores la madre del cordero que es la disyuntiva entre número de horas y productividad –en España la mitad de la británica y la francesa por ejemplo- y tercero, porqué en el PP se silba y se mira para arriba cuando sale a colación el convenio del año 99 en el que se estableció un máximo de 1.200 horas anuales para los controladores, a todas luces insuficientes y puerta para la acumulación de horas extras y masas salariales absolutamente insultantes.

<font>Julián Cabrera, director de Informativos de ONDA CERO