Menú Portada
¡Qué fuerte!

Las acelgas de Carmena

Junio 10, 2016
carmena

Es totalmente cierto que, con el paso del tiempo, se van perdiendo facultades en muchos aspectos de la vida. La memoria, ¡ay la memoria! ¿Dónde quedó aquello de saberse los números de teléfono de todos tus amigos, las fechas de cumpleaños de los familiares y los nombres de todos los reyes godos que nos obligaron a estudiar y que no nos ha servido para nada? Precisamente porque vamos perdiendo facultades hay que saber retirarse a tiempo de según qué tipo de tareas y obligaciones. Llegada una edad, hay que dedicarse a disfrutar y vivir de lo trabajado, justo lo que debería hacer la Alcaldesa de Madrid, Manuela  Carmena.

Esta mujer tiene ya 72 años y estoy segura de que durante toda su vida ha hecho cosas prodigiosas y relevantes. Seguro que ha llevado una vida laboral ejemplar llena de éxitos en su lucha por los derechos de los trabajadores mientras militó en el PCE y después, ejerciendo la carrera judicial. Una mujer luchadora y trabajadora que, por desgracia, ya no está para ocupar ningún cargo público y menos la alcaldía de la capital de España.

Ocurrencias y huida de los inversores

En el año que lleva gobernando, Carmena ha conseguido que se rían de ella con las ocurrencias que ha ido tenido, por ejemplo, la propuesta de que los niños recogieran las colillas del suelo o que las madres limpiaran los colegios. También tendrían que limpiar las calles de la ciudad aquellas personas multadas por no recoger los excrementos de sus perros. Una última genial idea fue la de colocar esas urnas-papeleras del Atlético de Madrid y del Real Madrid para tirar las colillas de cara a la final de la Champions. Ahora la urna-papelera contiene otra pregunta: playa o piscina. En principio no está costando dinero ya que se trata de un proyecto piloto, pero me resulta curiosísimo que esta señora que pertenece a un partido que siempre ha hecho especial hincapié en que parte del gasto público vaya dirigido a personas necesitadas, tenga la intención de emplear el dinero en este tipo de chorradas que no sirven para nada. Porque, ¡no me dirán que no es otra tontería y gasto innecesario el que haya montado un huerto en una de las terrazas del consistorio! Pues ahí está, sembrando acelgas que luego recogen los concejales en vez de trabajar para la ciudad. Eso debería hacer Manuela, abandonar la política y dedicarse a cultivar acelgas.

Lleva un año gobernando y lo único que ha conseguido es que haya más paro que antes, más incertidumbre y menos inversión. Su gestión está frenando la economía madrileña. Ha rechazado la “Operación Chamartín” que iba a dar ciento veinte mil empleos y encima Renfe amenaza con llevarse sus oficinas fuera por dicha negativa. La inversión extranjera también ha caído ya que su desencuentro con el hombre más rico de China ha hecho que otros posibles inversores pisen el freno a la hora de negociar con Carmena.

Muy descontenta estaba la gente con Ana Botella… me gustaría saber lo contentos que están ahora los madrileños con Manuela Carmena.