Menú Portada
Mi Tribuna

La violencia de género en el debate electoral

Diciembre 13, 2015
rivera

La violencia de género no puede ser carne de batalla electoral, pero como estamos ante unas elecciones inéditas cualquier pretexto, desliz o sugerencia tiene su repercusión inmediata. Lo más triste es que generalmente nos quedamos en la superficialidad de una frase expresa para un titular o corte televisivo. Es la táctica de la agresión permanente al rival político para erosionarle. Pero después del ataque no hay un pensamiento sereno que intente analizar lo que ha dicho el oponente o, mejor, qué ha querido decir con su planteamiento.

La postura de Ciudadanos respecto a la Ley contra la violencia de género ha puesto en el disparadero de las críticas al partido de Albert Rivera. Se mezclan sensibilidades e intereses. Primero porque es un tema evidentemente serio que desgraciadamente vivimos casi a diario en la realidad española; pero también estamos ante el oportunismo de castigar al partido que se erige como determinante para el futuro de la gobernabilidad en España. Si es por eso, nos podemos quedar con la gracia de Pedro Sánchez cuando dice que “Ciudadanos piensa poco en las ciudadanas”. Es eso de la frase elegida para el minuto de televisión que debe aprovecharse como quien encuentra una inesperada mina de oro.

La importancia del consenso

He conocido muchos casos de gente cercana y por eso puedo hablar desde el conocimiento de causa. Pienso, primero, que debería haber un consenso sobre el tratamiento informativo de los casos de violencia de género. Y lo digo sin tener muy claro cuál debería ser una postura definida de los medios de comunicación. Pero hablando estos días con alguno de los dirigentes de Ciudadanos que no se creen la reencarnación de Albert Rivera, la esencia está en la igualdad entre hombres y mujeres sin discriminar la procedencia de la violencia. Mucho más sencillo, evitar las situaciones de injusticia que se han dado, y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado son conscientes de ello, con denuncias falsas o revanchismos que colocan al hombre en una inicial situación de indefensión. Ciudadanos se aferra al artículo 14 de la Constitución que garantiza la igualdad de todos los españoles sin discriminación alguna, entre otras, por razones de sexo y plantear el dilema de una condena con mayor rigor al hombre por el mero hecho de serlo.

Está claro que se dan a diario casos de denuncias archivadas de inmediato porque no son reales, pero eso ya supone que el acusado sea detenido y pase la noche en el calabozo a la espera de que al día siguiente esté a disposición del juzgado. Le añades el paseíllo con las esposas puestas y todo el componente moral que genera una situación así”, reconoce un miembro de la Policía Nacional conocedor de la situación del día a día; pisando el terreno de la realidad sin entrar en los conflictos políticos que marcan las diferencias entre los partidos.

En defensa de igualdad de derechos

“Desde Ciudadanos defendemos la igualdad entre hombres y mujeres […] y combatimos cualquier discriminación por razón de género o sexo”, dice en su programa electoral la emergente formación naranja a la que han disparado con dardos envenenados en estos últimos días de agitada (y tediosa) campaña electoral. Su posicionamiento está basado en este principio sin restar los derechos que asisten a las mujeres maltratadas desde la puesta en marcha de esta nueva ley. Enfrente, Podemos, PSOE y Unidad Popular apuestan por ampliar la Ley en determinados apartados específicos. Sin embargo, ninguno de los implicados en esta trifulca, ni siquiera el más señalado, ha tenido la pausa suficiente para explicar su razonamiento y ha seguido arrastrado por la corriente electoralista basada en no decir más de lo necesario.

Hay que combatir la violencia de género desde la firmeza pero nunca como arma política. La ley entiende que es la que sufren las mujeres por su condición como tal y Ciudadanos ha querido anunciar su disposición a equilibrar una norma que afecta por igual a ambos sexos aunque es evidente que el mayor porcentaje de sufrimiento lo padecen las mujeres.  El problema de Ciudadanos está en las dificultades que encuentra para explicarse; quizá si fuera más claro tendría sus expectativas más elevadas pero transmite mal o no  transmite: como cuando se niega a expresar sus preferencias ante el más que posible pacto a posteriori. Esa indefinición le pasa evidente factura.

Todo ha cambiado (para bien o mal) y hasta Rajoy ya habla de “los líderes de la oposición” cuando antes solo había uno por encima del resto. Pero la violencia de género es demasiado importante, y sensible, como para quedarnos en la superficialidad de un cruce de disparos políticos sin meterse a fondo en una cuestión que no es baladí pero que algunos quieren utilizar como soneto de confrontación.

Félix-Ángel Carreras Álvarez

@fcarreras68