Menú Portada
Atando cabos

La sospechosa reaparición de Fernández de la Vega

Febrero 20, 2011

El asunto dará que hablar durante toda esta semana: reaparece la ex Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Vuelve a la primera línea política. Será por unas horas, o por un día. O quién sabe si para algo más dentro de un tiempo. Lo cierto es que abandona por un rato su refugio en el “valle perdido” del Consejo de Estado, para dar su apoyo, respaldo y elogiar públicamente, en un desayuno informativo,  la trayectoria y la labor de Carmen Chacón, la Ministra de Defensa.

Nada menos que Carmen Chacón, de la que se advertía no demasiada armonía con De la Vega cuando ambas compartían mesa en el Consejo de Ministros. Nada menos que Carmen Chacón, de la que se habla como una de las posibles sucesoras de Rodríguez Zapatero. Y nada menos que Carmen Chacon, que no es precisamente la Ministra del Gobierno que más se prodiga en apariciones publicas donde se le pueda preguntar de todo y por todos.

Ahí están. Juntas. En política, no hay nada como compartir alguna animadversión o algún rival común para pasar de la noche a la mañana de no tener confianza mutua a ser inseparables compañeras de un proyecto de viaje. El rival común, por ambas muy conocido, tiene nombre y apellidos, o, cómo diría el Presidente extremeño Guillermo Fernández Vara, son tres personas en un solo nombre: Alfredo Pérez y Rubalcaba.      


De tripas corazón

Pasado cierto tiempo, se puede decir: María Teresa Fernández de la Vega se quedó de piedra cuando el Presidente del Gobierno le comunicó por teléfono que la remodelación de Ministros iba a ser más profunda de lo esperado y que, ella, era la primera que iba fuera. Hizo de tripas corazón. Respiró profundo y prefirió anteponer la lealtad a su pensamiento. No lo entendía del todo.

Días antes, el propio Zapatero le había confesado que la crisis de Gobierno sólo iba a ser de un Ministro. El cambio del titular de Trabajo. Pero las explicaciones del Presidente del Gobierno dolieron más aún a la entonces Vicepresidenta: “Necesitamos comunicar mejor. Necesitamos explicar bien las cosas”. Era como decir que el cambio estaba justificado y que el nuevo Portavoz iba a ser capaz de hacer lo que no había conseguido la Portavoz saliente. 


¡Arriba Carmen Chacón!

Desde ese momento, la maquinaría y la división interna en el PSOE y en el Gobierno se había puesto marcha. Y en esas estamos y estaremos hasta que Rodríguez Zapatero decida anunciar si  vuelve a presentar o no su candidatura para las elecciones 2012. Muchos son los que piensan, al menos hasta antes de la reactivación del caso Faisán, que Rubalcaba es el mejor posicionado dentro del PSOE para dar la vuelta a las encuestas. Pero no pocos también son los que piensan que Rubalcaba significa el pasado del pasado. El último Portavoz del último Gobierno de Felipe González. No hay cierre de filas en torno a Rubalcaba. Y eso lo conoce Rodríguez Zapatero.

Ahora, puede haber alguien dispuesto a coger esa bandera que luche contra lo que parecía indiscutible: que Rubalcaba era el sucesor. No es de extrañar que, a partir de marzo, veamos muchas más apariciones publicas de Carmen Chacón auspiciadas o patrocinadas por no menos ilustres miembros del Gobierno o del PSOE, como Miguel Sebastián, José Antonio Alonso, Leire Pajín o Eduardo Madina.

De momento, la que ha roto el hielo es María Teresa Fernández de la Vega con una más que sospechosa reaparición publica para apoyar y elogiar a la que se postula, aunque lo niegue, como primera mujer candidata a la presidencia del Gobierno.

Catalana, con buena imagen y muy bien asesorada en comunicación: Carmen Chacón.

 

Juan de Dios Colmenero, Jefe de Nacional de Onda Cero