Menú Portada
Atando cabos

La sospechosa anulación del viaje de Zapatero a Oslo

Mayo 11, 2011

La decisión la tomó el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero cuando regresaba en avión del mitin de campaña que celebró en Santander. Estaba todo listo en la capital noruega. Parte de la delegación de Moncloa se había desplazado a Oslo para preparar la participación de Zapatero en la Cumbre Internacional de Líderes Progresistas. Pero al igual que ha hecho ya en numerosas ocasiones durante esta legislatura y la pasada, el Presidente español han dejado ha dejado compuestos y sin la participación de España en un Foro Internacional. Ya lo hizo en su primera bilateral hispano-polaca, o en la última Cumbre Iberoamerica que se celebró en Mar de Plata, o con el viaje oficial a Bolivia, o la tan querida por el Presidente del Gobierno Cumbre de la Alianza de Civilizaciones que se celebró en Río de Janeiro. Ahora, otros de los encuentros predilectos de Zapatero quedaba suspendido por “razones de agenda”, según alegaban desde el palacio de la Moncloa. Cierto es que ni el momento ni la oportunidad acompañaban, y aunque lo nieguen desde fuentes oficiales, acudir a ese viaje podría llevar consigo riesgos.

Primer objetivo: evitar la foto con Grecia e Irlanda

El principal riesgo era la imagen, aunque quizá no intencionado o no calculado con anticipación. La foto que íbamos a tener en Oslo era la del Presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, compartiendo una mesa redonda sobre “crecimiento y empleo” con el Primer ministro de Grecia, Giorgos Papandreu, y con el vice primer ministro de Irlanda, Eamon Gilmore. Rodeado por los mandatarios de los dos países intervenidos y rescatados por la UE. Justo en este momento, cuando se cuestiona incluso la propia permanencia de Grecia en el euro. Y en plena campaña electoral. Desde Moncloa se precipitaron en desvincular una cosa de otra. Argumentaban que el encuentro estaba previsto desde hace tiempo aunque quizá no calcularon los últimos movimientos de Alemania y de Angela Merkel multiplicando sus reuniones con el Presidente de la Comisión europea, Durao Barroso, a cuenta de la situación en Grecia.

Lo cierto es que todo quedaba suspendido y que una foto era cambiada por otra. Segundo objetivo: en lugar de la foto de Oslo, la foto con sindicatos y empresarios en el Palacio de la Moncloa en una reunión para impulsar la negociación colectiva. La sospechosa anulación del viaje de Zapatero para buscar un encuentro que le favorezca. Desde el Ejecutivo se confirmó la reunión.Uno de los motivos de la suspensión del viaje oficial a Oslo era la celebración de algo “inaplazable” sobre reformas económicas. Mas tarde anunciaban desde Moncloa que esa reunión era con los máximos dirigentes de UGT, Cándido Méndez, CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell. La negociación colectiva sigue atascada aunque todas las partes implicadas saben que el propósito es avanzar y alcanzar un acuerdo cuanto antes. Ese acuerdo no llegará antes del 22 de mayo, fecha de las elecciones municipales y autonómicas. Pero ese aspecto quizá sea lo de menos. Lo importante es visualizar de alguna manera que José Luís Rodríguez Zapatero es el que da un impulso final o definitivo a un nuevo acuerdo. Lo que muchos podrán interpretan como la utilización de los agentes sociales en campaña electoral.  


Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero