Menú Portada
Otras opiniones

La seducción se llama Jack Nicholson

Noviembre 15, 2010

¿Qué tiene este actor que nos sigue gustando tanto, como el mejor de los vinos? Cuanto más añejo, mejor. Para todos los gustos, es el ídolo de muchos y muchas.  No deja de ser un icono, por muchos años que lleve a cuestas.
Dicen que fue un niño solitario, ¿por qué será que los aislados son los que triunfan? Criado por su abuela, como si del hermano de su madre se tratara. Sólo tras su muerte supo que no había muerto una hermana, sino su madre. Jack, que fue chico de los recados se estrenó con un papel de reparto en el 58.
Se dio a conocer ante el gran público en 1969 por su interpretación en una gran película de aquellas que no se pueden perder: “Easy Rider”, del conocido Dennis Hopper.
Su consagración como actor, sucede en la década de los setenta, Nicholson se abre camino en el mundo cinematográfico para no ser olvidado jamás. Pero sin duda, uno de los papeles más sensuales de este personaje, tiene lugar en 1982, en “El cartero siempre llama dos veces”. ¿Quién no conoce la famosa escena de amor sobre la mesa de la cocina con la sexy Jessica? ¿Fue realmente una escena, o hubo algo más? Puede que sea un enigma sin resolver. Un ejemplar de cine erótico, híbrido entre el placer sexual y el culinario.
 

Un tórrido romance de los que dejan huella, en medio de la cruda realidad de los años 30. Así es él, con cámaras y sin ellas, un seductor nato. Perfecto amigo para salir de juerga, e insuperable compañero para cualquier mujer. El gran Jack, el primer actor que se forró al pedir un porcentaje sobre los beneficios de cada una de sus películas.

Ocupa el puesto 21 de los 100 actores más sensuales del mundo. Nicholson y sensualidad son dos palabras siempre unidas. Él y sus mujeres. Anjelica, Jessica, Hellen y, docenas, quién sabe. Ah, y sus Ray – Ban wayfarer. Él es la seducción y posee su arte, maneja bien sus armas y no le teme a los años, porque no los añade sino que les da vida.

En definitiva, una tentación inalcanzable, algo platónico. Un bombón para guardar bajo llave en el baúl de los sueños.

Ya tengo una edad, casi todo el mundo es más joven que yo. No digo que no haya sido un golfo casi toda mi vida, porque lo he sido y lo seguiría siendo si me quedara energía” J.N




Mary Lou

marylou@extraconfidencial.com