Menú Portada
¡Qué fuerte!

La Roja 0 – España 1

Junio 10, 2010

Comienza el Mundial de fútbol de Sudáfrica y La Roja parte como favorita. ¿La Roja?, ¿no será la Selección Española? o mejor, ¿España? De igual modo, lo mismo me da que me da lo mismo, selección española que España, aunque tampoco me convence mucho lo de “selección española” pero bueno, peor veo lo de “La Roja”.
Italia tiene como tradición llamar a su selección la “Squadra Azzurra”, precisamente por el color azul de su camiseta. El color azul proviene del estandarte de la familia real de los Saboya, reyes de Italia desde la unificación del país. En Alemania, el equipo suele ser denominado el “Nationalmannschaft” (equipo nacional) o “Nationalelf” (once nacional). ¡Menos mal que esto es escrito y no hay que pronunciarlo! Francia, haciendo también referencia a su camiseta, es conocida allí como “los azules” o como el “equipo tricolor” por los colores de su bandera. En definitiva, todas estas selecciones de fútbol tienen un nombre referido a unos colores porque existe una tradición de hacerlo así, con una historia detrás.

Tradición inventada

En cambio, España, no tiene ninguna tradición en esto. Podemos ser el país con más tradiciones del mundo en otros millones de cosas, seguro que lo somos, pero, precisamente, en llamar a nuestra selección con un color, no. Todo esto viene porque a una televisión se le ocurrió hacerlo hace unos años, se inventó el nombre de “La Roja” y, si lo han registrado, se deben estar forrando porque ahora a todo el mundo le ha dado por llamar a España, La Roja; marcas que se implican ahora durante el mundial y apoyan a La Roja. Las secciones de deportes de todos los periódicos la llaman La Roja. Radio y televisión hablan de La Roja como favorita y de la ilusión de La Roja. Es verdad que a penas lo oigo entre la gente de la calle, pero los medios de comunicación nos bombardean y se empeñan en que llamemos a nuestra selección de fútbol La Roja.

En este país todo se toma con connotaciones políticas, todo se lleva a este terreno y ya los hay que dicen que eso de La Roja es precisamente eso, calificarnos a todos de rojos y que Zapatero tiene que estar encantado. Y no pasa nada. Para la mayoría está bien identificar a España con un color, casualidad que sea con el rojo y no con el amarillo, por ejemplo. Casualidad también que ese color tenga esas connotaciones ideológicas.

Todo menos España

Decir “La Roja” es lo que se lleva, lo que está de moda. El caso es llamarla de todo menos España. Porque eso si que tiene connotaciones políticas, si dices España, llevas una pulsera de la bandera de España o una pegatina en tu coche con la bandera de España, eres un facha. Pero si dices “La Roja” no eres un rojo. Lo mismo ocurre cuando la llamamos “selección española”, lo que decía antes, el caso es llamarla de todo menos España. No oigo decir la selección inglesa, la selección francesa, o la selección holandesa, sino Inglaterra, Francia u Holanda. ¿Por qué en España nos da miedo y pudor decir el nombre de nuestro país?. ¿Por qué no llamamos a la lengua que hablamos con nuestro nombre?. ¿Por qué no nos referimos a nuestra selección con el nombre de nuestro país? España, sin miedo, sin connotaciones políticas, sin significados retorcidos. No hay nada más bonito que llamarnos España, ser español, hablar español y dejarnos de una vez de tonterías como “este país”, “el estado español” o “el castellano”. Aunque es verdad que, en lo único que no parece que España se avergüence de ser España es en esto del fútbol. Así que, a ver si ganamos este mundial para que se oiga el nombre de España, suene el himno de España y se vea la bandera de España, en todo el mundo, sin miedo y con orgullo.


Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com