Menú Portada
¡Qué fuerte!

La recortada vuelta al cole

Septiembre 1, 2011

Se acabaron las vacaciones, se terminó el verano, los días de sol y playa, de cervezas y tapas, de trasnochar y no madrugar y volvemos a la rutina tan temida que siempre nos trae septiembre. El tiempo acompaña, la economía también y los problemas generales en la política son un aliado perfecto para hundirnos en esa inventada depresión pos vacacional que decimos sufrir algunos españoles cuando volvemos al trabajo. Se avecinan recortes, cambios, ajustes de cinturones y un sin fin de posibles soluciones para levantar el país. Hay que ahorrar como sea. Hay que pegar el tijeretazo por donde sea.

Unos mejor que otros

Tampoco lo es si se comparan esas 20 horas semanales exigidas con las supuestas 35 de media que tienen que trabajar los demás –eso cuando no son 12 horas al día para algunos autónomos que quieren salir adelante-. Además, se suprimirán las tutorías y, si se hacen, se pagarán como un trabajo extra. Absurdo si ya entraban en el sueldo. En fin…

Es verdad que el sector de la educación tiene faltas, errores y problemas que claman al cielo. Mucha política de por medio, comisiones de servicio, excedencias, tejemanejes en oposiciones, concesiones y gastos estúpidos en algunas comunidades y grandes carencias en otras que deberían equipararse; hay colegios dotados con grandes pizarras digitales, ordenadores y todo tipo de sistemas de última tecnología en Ciudad Real, por ejemplo, y colegios que se hunden en Jaén. En lugar de tocar siempre a los mismos, de pedir favores y esfuerzos, deberían comenzar por aplicárselo ellos mismos: gestionar mejor los recursos públicos, revisar políticas autonómicas, volver a centralizar ciertos sectores como la educación o la sanidad para ahorrar en gastos innecesarios, etc…

Los últimos y los peor educados

Pero lo peor de todo es a quiénes van a afectar estos recortes; a los más indefensos, a los más inocentes, a los que son nuestro futuro y esperanza, los niños. Y justo han decidido recortar en educación cuando estamos a la cola de Europa en esta materia. Así que, a partir de ahora, además de ser los últimos seremos también los peor educados de Europa. Así que luego, que no se nos quejen los políticos si hay jóvenes tontos que se van comiendo las hojitas de estramonio que van viendo por ahí.

En definitiva, que al final habrá huelga de profesores, así que, niños encantados, padres sin saber cómo colocarlos, abuelos al canto y lentejas para los maestros.

Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com