Menú Portada
Atando cabos

La prostitución del “rescate”

Octubre 8, 2012

España ni ha sido ni será rescatada. La palabra “rescate” se ha pervertido absolutamente y se ha instalado de forma torticera y manipulada en el argumentario político. Hemos caído en una trampa que alimentamos un día sí, y otro también, y es completamente falsa. Veamos.
 
Si partimos de la base errónea e injusta de que rescate es igual a compra de deuda soberana por parte del Banco Central Europeo (BCE) entonces podemos decir que España o Italia, ya han sido rescatadas al menos en tres ocasiones. La primera, más reciente, al comienzo de la crisis en 2009. El BCE decidió comprar deuda soberana de los países de la eurozona que se preveía podían tener problemas en un futuro inmediato. Durante tres semanas se dieron órdenes de compra en el mercado secundario.
 
Un año más tarde, en junio de 2010, el BCE presido por Jean Claude Trichet, decidió comprar deuda soberana española de forma masiva, durante un mes y medio aproximadamente. Fue después de que el ex-presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero anunciará aquellas medidas en el Congreso de los Diputados de congelación de las pensiones y rebaja del sueldo funcionarios. La prima de riesgo bajo considerablemente y luego subió, porque el BCE dejo de comprar. Pero también ocurrió en 2011. Esta vez ya con Mario Draghi al frente de la institución. En verano de 2011. Aquí compro el BCE sobre todo deuda de Italia de forma masiva cuando estaba a punto de caer. Sonaban desde Roma los tambores de la intervención y el presidente italiano del BCE dio la orden de compra. De aquella compra de deuda también se benefició España. Llegado a este punto, se encendieron las alarmas en Alemania y sus países satélites de la eurozona. Desde entonces, no ha habido más intervención del BCE en el mercado de deuda. Se revisaron los mecanismos y requisitos, y en esa situación estamos ahora. Para que el BCE compre deuda, antes debe solicitarlo el país que la requiera bajo determinadas condiciones.
 
Rescate vs compra de deuda del BCE
 
Pero en cualquier caso, siempre estamos hablando de compra de deuda y nunca de rescate. El rescate o intervención, tal y como ha venido utilizando el término la Comisión europea, el Consejo, o el Fondo Monetario Internacional (FMI) se limita a países que no pueden financiarse. Es el caso de Grecia, Irlanda o Portugal. A estos países se les cerraron los mercados internacionales. No es que vendieran deuda a un interés altísimo, es que, sencillamente, no podían venderla. Se les cerró el grifo completamente. Fue entonces cuando la UE decidió evaluar las necesidades y proceder al rescate o intervención de esos países con el objetivo de salvar al euro. Rescate que supuso y supone unas condiciones impuestas desde fuera. La “troika“. Lo de los tan traídos y llevados “hombres de negro” haciendo y deshaciendo las cuentas de esos países. Esos países continúan fuera del mercado.
 
Esto no le ha ocurrido, ni le ocurre, ni le ocurrirá, según todos los expertos, a España. De hecho es curioso como cada vez que hablan de España miembros de la Comisión Europea, dirigentes del FMI o del BCE, ninguno habla de rescate, es más todos descartan esa posibilidad. Cosa que no ocurre en España. Así las cosas, una de dos, o se considera rescate a la compra de deuda por parte del BCE, algo completamente absurdo porque ya habríamos tenido tres rescates; o simplemente no estamos hablando de rescate.
 
El problema es que esa batalla político-dialéctica, que no es menor, el Gobierno ya la ha perdido. Se ha prostituido la palabra “rescate”. Cuando en algún momento la UE active el mecanismo y el BCE compre deuda soberana de países, aquí hablaremos de “la madre de todos los rescates“, hablaremos de intervención, se instalará el estigma político, y no saldremos de ello. Pero eso será completamente falso, además de injusto.
 
Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio