Menú Portada
¡Qué fuerte!

La perfección de la mujer imperfecta

Junio 4, 2015

No existe la mujer perfecta, el concepto de belleza absoluta es relativo y nadie está contento con lo que tiene. Un ejemplo claro es el de Cristiano Ronaldo e Irina Shayk: una pareja supuestamente perfecta, al menos en cuanto a imagen, que se separa después de un largo noviazgo. ¿Los motivos? Los de siempre; los cuernos.


CR7 no tenía bastante con estar con una mujer guapa, perfecta y espectacular, que se ha ido a buscar la belleza en otras caras y en otros cuerpos. Entonces, si teniendo a la mujer perfecta le ha puesto los cuernos con otras, ¿qué no harán los que están con mujeres normales? Ahí está la verdadera cuestión, en las mujeres corrientes que son las mujeres que habitan la vida real.

El mundo está lleno de mujeres normales, con estrías, cicatrices, granos, celulitis, arrugas e imperfecciones que, al fin y al cabo, nos hacen perfectas en cuanto a que somos mujeres reales y nos identificamos y nos asumimos tal y como somos. Hay muchas mujeres que aceptan todas esas imperfecciones ya que son fruto de su propio ser. Luego están las que luchan contra ellas y pasan por quirófano para intentar ser perfectas, para alcanzar esa perfección que otras tienen por naturaleza propia pero que, al final, de nada les sirve ya que, aún siendo perfectas de nacimiento o pasando por el quirófano, los cuernos se los ponen igual.

Un simple click y adiós imperfección

Revistas, muñecas, el mundo de la moda… La sociedad entera, que está llena de mujeres imperfectas, nos ha querido imponer la imagen de que la mujer real es la que es perfecta, sin arrugas, delgada, sin cartucheras, con los dientes perfectos y blancos, sin cicatrices ni estrías, etc. Y si alguna de esas mujeres famosas que son casi perfectas tienen algo de eso, la tecnología lo borra con un simple click y adiós imperfección. Y si no es la tecnología, son las propias redes sociales.

Una mujer publicó hace poco en Instagram una foto de sus estrías y cicatrices tras haber dado a luz y la red social la eliminó por ser una foto “con contenido inapropiado por su desnudez y violencia“. Mal vamos. Por mucho que quieran ahora convencernos de que la mujer real es la que vale, la propia sociedad se revela contra sí misma. Aunque saquen una Barbie con kilos de más y estrías, aunque se pongan de moda las modelos y las pasarelas de tallas grandes, es todo una pose para hacernos creer que los kilos y las arrugas son aceptables por esos que establecen y marcan los cánones de belleza. De todas formas, sea como sea o como quieran que sea, la realidad es que las mujeres imperfectas invadimos el mundo y a las perfectas también les ponen los cuernos, por si sirve de consuelo.

 
Rosana Güiza