Menú Portada
Otras opiniones

La oratoria es una de las armas más poderosas del ser humano

Septiembre 25, 2014

– No estoy de acuerdo -, replicó con un respingo su interlocutor. – No tengo argumentos pero sé que discrepo -. Y no dijo más.


DISTRITO DE MIRAFLORES

La costera verde, las casitas antiguas conviviendo con los edificios modernos, los restaurante con aspecto anglosajón y las luces de neón, le recordaban algún lugar donde había estado antes. Era una mezcla de estilos arquitectónicos, entrañables, elegantes. Paseaba por sus calles pensando dónde se había sentido así con anterioridad, cuando incurrió de repente contra una anciana que andaba con esfuerzo apoyada en un bastón. Se disculpó y continuó su camino, sin dejar de pensar que esa señora desentonaba en este escenario.

LEJOS

Mucho antes de que saliera de viaje, de que se quedara solo enfrentándose a una nueva aventura. Mucho antes de que empezara a ubicarse en su nuevo destino. Mucho antes de que pasaran días de mucha socialización pero poca intimidad. Mucho antes de que sus noches estuvieran marcadas por una ausencia constante. Mucho antes de que se viera aislado entre extraños. Mucho antes, había quedado alguien atrás que llenaba sus días de entendimiento y sus noches de descanso. Mucho antes había sido la despedida, pero ahora era cuando se daba cuenta de que la echaba de menos.

ARGUMENTOS DISTANCIANTES

Le miraba fijamente esperando una respuesta afirmativa, un signo de entendimiento, de consenso. Esos expresivos ojos castaños querían ser secundados. Un leve asentimiento reiterado con la cabeza acompañaba la intención y conformaba un cuadro que ya le resultaba habitual. Sus argumentos eran tan convincentes que resultaba difícil imaginar un supuesto alternativo. La oratoria es una de las armas más poderosas del ser humano. Y aquellos que gozan de ella, saben sacar partido de la vida.

– No estoy de acuerdo -, replicó con un respingo su interlocutor. – No tengo argumentos pero sé que discrepo -. Y no dijo más. El primero dio un imperceptible salto en su silla y parpadeó dos veces. Luego continuó hablando, pero internamente ya había dado por concluida la reunión.

TRAMA OSCURA

Una conversación se abría camino en la mesa contigua. Parecía dar consejo a algún conocido. Algo sobre estar casado con una mujer mayor y desequilibrada. Una recomendación de divorciarse de ella porque avergonzaba sus pasos. Se perdía la cobertura y volvía. Continuaba su discurso sobre su experiencia vital con mujeres parecidas. La conversación derivaba hacia temas más escabrosos, adulterios y mentiras, hacia mantener a una persona que le engaña. Escuchas, conversaciones grabadas y conductas reprobables. Toda una trama de mal hacer y oscuros sentimientos.

Resultan curiosos los vericuetos en los que se meten algunas personas.  

EN LOS CUARENTA

Una espiral de sentimiento motivador recorría su cuerpo. La frescura del amor de una adolescente era como chispas contra la terquedad del acero de su carácter maduro acorazado por el desamor. Las malas experiencias habían cerrado algunas ventanas en él que las vivencias de ella abrían con su entusiasmo espontaneo. Pero también la madurez que mostraba ella desarmaba su veto a relacionarse. Y ella finalmente atravesó su armadura para instalarse en su tierno corazón.

Los tiempos estaban cambiando. Los antiguos prejuicios ya no tenían cabida.

© Javier González Cantarell