Menú Portada
Entre alfileres

La moda hipster masculina

Enero 27, 2014
pq_939_hipster_portada.jpg

Si eres hombre y quieres romper la pana, ir a la última, que las chicas se den la vuelta al verte pasar, te observen, te miren, te copien, ser la envidia de tus compañeros… en definitiva, si lo que quieres es triunfar, tienes que convertirte en hipster y para ello, lo primero es sencillo. Hay que  renovar el vestuario.

Cómo convertirte en hipster

A esta tribu urbana le encanta lo vintage. Antes de echarle mano a tu bolsillo, rebusca en el baúl del abuelo donde lo que encuentres será un acierto seguro. Los mercadillos se convertirán en tu segunda casa; pero, no te confundas, nada de parecer un “dejado”. Normalmente el poder adquisitivo de este tipo de hombres es elevado, la moda se ha puesto a sus pies y no es nada difícil encontrar ropa “tipo hipster” de marca y muy cara. Que no te engañe el look.

El aspecto sería una mezcla entre lo que podríamos llamar (seguimos hablando de ropa) un hippie-pijo y un perro flauta. Pero, cómo decirlo, con clase y con aspecto de aseado. Por cierto, el perro es importante para tu nuevo look y nada de pequeños. Grande, como el dicho, el burro grande, ande o no ande.

Ahhhhh, súper importante, el aspecto final tiene que dar sensación (…) se tiene que vislumbrar un halo, una mezcla imposible entre lo intelectual y lo ecologista.

Lo intelectual es fácil conseguirlo. Un hipster nunca se olvida de las nuevas tecnologías. Le encanta todo lo relacionado con las frutas, en especial con las manzanas, mordidas y verde. Nunca salen de casa sin su Smartphone y su tablet de color blanco.

El pelo y los complementos hipster

Una vez conseguido ese look de intelectual progre con clase, nuestro siguiente objetivo está en dar con el pelo adecuado. Importantísimo el cabello. Se necesita mucho, demasiado, en exceso, tanto en la cabeza como en la cara. Vayamos por partes. Lo primero, si careces de él, dedica tu tiempo a otra tribu urbana. Si eres un afortunado y te sobra, este es tu sitio. Pelo cuidadosamente desordenado y barba horrorosamente poblada.

Los complementos se convertirán en tu gran aliado… llénate de gorros, guantes, pañuelos, gafas retro de pasta en todos los colores del arco iris. Los bolsos-cartero serán una segunda piel sobre camisetas con mensaje, avenjentadas, y sudaderas con capucha o camisas de franela tipo leñador.

Los pantalones son aptos para aquellos que tienen las piernas delgaditas. Vuelve el pitillo pero sin marcar y sin coger los bajos, remangados, y las alpargatas, los TOMS de toda la vida, las clásicas Reeboks, blancas, los nuevos VANS, los “pisamierdas” o las All Star de colores.

Un tatuaje que se vea, negar ser hipster y desplazarte en bici o en maxi patín, si tu equilibrio te lo permite, es todo lo que necesitas para iluminar tu existencia en este lugar llamado Tierra.

Amigo, el esfuerzo ha merecido la pena. Lo has conseguido. ¡¡¡¡ERES UN HIPSTER!!!!

Garbo