Menú Portada
Atando cabos

La máquina de hacer dinero

Julio 19, 2012

Nos lo contó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a un grupo de periodistas en el último viaje oficial con motivo de la cumbre del G-20 en México. Una receta inmediata para cortar la hemorragia financiera y de deuda que viene sufriendo nuestro país y otros tantos de la zona euro. Una solución de urgencia mientras se avanza hacia la única y verdadera solución a medio y largo plazo que es la unión bancaria y fiscal. La provisional “varita mágica” nos la explicó Rajoy en forma de ejemplo: “¿Habéis reparado en lo que ha pasado en el Reino Unido la pasada semana?”, nos preguntó. La respuesta la dio él mismo: “En 48 horas el Banco de Inglaterra ha vuelto a inyectar al sistema bancario más de 60 mil millones de libras, ha sido la tercera emisión de dinero desde que comenzó la crisis, y casi de un plumazo han resuelto el problema bancario simplemente activando la máquina de hacer dinero“.

En el comienzo de esta crisis financiera internacional los bancos y entidades financieras de Inglaterra y Escocia han tenido verdaderos problemas de financiación. Pero sin hacer demasiado ruido, y al igual que ocurrió en el sistema financiero de EEUU, la Reserva Federal, en un caso, y el Banco de Inglaterra, en otro, han resulto el problema. ¿Y la inflación?, preguntó alguien en esa conversación informal con el presidente español. “Apenas sube medio punto, y la inflación de la zona euro esta muy por debajo de EEUU o Reino Unido”, respondió Rajoy. Sin mencionar en ningún momento al Banco Central Europeo, lo que deseaba y sigue deseando el Gobierno español es una reacción urgente del BCE, algo que todavía no se ha producido. Las razones de porqué esto no ocurre son muchas, pero, de momento, la mayoría de los mandatarios del G-20, coincidieron en que con esta situación se está financiando y enriqueciendo un país: Alemania. La moral de esfuerzo que sigue tratando de imponer la filosofía de Angela Merkel, secundada por el máximo dirigente del BCE, Mario Draghi, es la invención del círculo vicioso perfecto, que nos puede llevar perfectamente a la ruina.

El PSOE reniega de lo ellos mismos practicaron

Pero mientras eso llega. En España, el Gobierno y el PSOE, parecen no aprender de sus propios errores. Comparte la mayoría de los dirigentes políticos una visión con orejeras que les hacen atacar lo contrario de lo que defendían, y viceversa. Cabe la duda de si Rajoy llegó a creerse de verdad, o fue impostura obligada, que bastaba con que cambiara de signo político el gobierno central para que el descrédito de España ante Bruselas y los mercados empezara a ser cosa del pasado. Lo que no es de recibo es que el PSOE piense ahora que para cuadrar las cuentas no hay por qué recurrir a subir el IVA o a bajar el suelo a los funcionarios, porque hay otras partidas a las que se puede meter mano.

Si el PSOE es capaz, ahora, de encontrar de dónde recortar hasta 50.000 millones sin tocar el IVA o a las nóminas de los empleados públicos, con mayor motivo pudo haberlos encontrado en mayo de 2010, cuando el ajuste ascendió apenas a 15.000 millones. Todo el mundo tiene derecho a cambiar de criterio y lamentar ahora la situación de los colectivos más afectados por los recortes con la misma pasión con que entonces se explicaba que no había más remedio que cumplir con las exigencias europeas. Pero sería bueno que el PSOE aclarara si es que reniega hoy del respaldo que le dio entonces a aquellas medidas, o es que su aplauso o repulsa hacia un plan de ajuste depende no de su contenido sino de qué partido político lo ejecuta. El PSOE reniega de lo que ellos mismos practicaron. Estamos de nuevo ante un claro ejemplo de la mayor hipocresía política.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio