Menú Portada
¡Qué fuerte!

La mal llamada “Ley Mordaza”

Marzo 31, 2015

El pasado jueves se aprobó la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. Votada a favor sólo por el PP y con los votos de toda la oposición en contra, la mal llamada “Ley Mordaza” salió adelante. Le digo “mal llamada” porque todavía no consigo entender por qué la llaman así y qué es lo que hay de malo en ella. Repaso los puntos una y otra vez y, sinceramente, veo que eran cosas necesarias de aprobar precisamente para eso, para la seguridad de los ciudadanos, para protegernos ante ciertas situaciones. No entiendo dónde está el daño y el mal hacia el ciudadano y su libertad de expresión. No veo por ninguna parte dónde está la mordaza. No consigo explicarme por qué todos los partidos han votado en contra de algo que se supone que es bueno para la gente de bien.

El que algo teme o algo esconde seguro que no está de acuerdo con ciertas normas pero, las personas normales que vamos por la vida sin hacer daño a nadie y sin la intención de hacerlo, que nos dedicamos a vivir e intentamos hacerlo desde la tranquilidad y la felicidad que nuestras posibilidades y las del vecino nos permiten, no tenemos nada que temer ante esta ley que lo único que hace es velar por nuestra seguridad. No veo por ningún lado que esta ley coarte mi libertad de expresión ni de reunión, siempre que se haga de manera legal y dentro de los límites coherentes y legales establecidos.

Puntos llenos de lógica y coherencia

Dicen que esta ley impulsa una serie de sanciones para disuadir a la ciudadanía de expresar sus opiniones a través de actos públicos. Son cuarenta y cuatro las conductas que serán sancionadas y, por más que las leo y releo, de verdad que, si eres una persona de bien, no hay nada que temer. Si el problema es perder el derecho a manifestarse, no veo ningún punto que lo prohíba, al contrario, se sancionará a quien perturbe una manifestación licita. Y así con cuarenta y tres puntos más llenos de lógica y de coherencia. Como ciudadana libre que soy me siento bien sabiendo que esas conductas se van a castigar porque, quien practique esas cuarenta y cuatro acciones que sancionará la ley de seguridad ciudadana, sinceramente, no hacen un bien a la sociedad.

Cuando surgió la polémica sobre las cámaras de vigilancia en la calle, hubo gente que alzó la voz para quejarse sobre la pérdida e invasión de la intimidad y sobre la falta de libertad cuando otros lo vimos como una mayor seguridad gracias a la cual, si pasaba algo en plena calle, un robo, un altercado o cualquier problema de seguridad al ciudadano, esas cámaras podrían, primero ayudarnos a cazar al malhechor y, por otro lado, ayudar a que el malo se lo piense dos veces antes de actuar sabiendo que está siendo vigilado y le pueden pillar. Si yo no voy a hacer nada malo por la calle, ¿qué más me da a mi que haya cámaras o no?. Siempre he creído que el que tiene malas intenciones es el primero que se queja de una coacción o sobre algo que ve que se le va a prohibir. Si usted es un ciudadano normal y corriente que expresa sus opiniones con normalidad le aseguro que se sentirá protegido por esta nueva ley y no amenazado. Son sólo cuarenta y cuatro conductas. Moléstese en buscarlas, en saber cuáles son, y si ve la mordaza en alguna de ellas, hágaselo mirar.    

 

Rosana Güiza
rosana@rosanaguiza.com