Menú Portada
Atando cabos

La madre de todos los 15M

Mayo 14, 2012

Ya está aquí. Ya llegó. El nuevo 15M un año después del otro 15M que ahora no se llama 15M sino 12M+15M, o 12M Global, o la madre de todos los 15M del mundo. Ya se consiguió de nuevo que el sábado la Puerta del sol se llenara de gente (por segunda vez en una semana, por cierto, la anterior fue el pasado jueves cuando el Atlético de Madrid consiguió la Europa League). Ya se consiguió también que la imagen de España en el exterior sea la imagen de la Puerta del sol. Buena para unos, no tan buena si se piensa bien. La portada de los principales diarios en Nueva York, Lisboa, Londres, Frankfurt, Berlin, Paris, Atenas, etc… hablan de “la caótica situación económica indigna a la población“. Triunfo absoluto. La Puerta del sol de nuevo llena. El 15M sigue vivo.

Pero la realidad, al menos de momento, es muy diferente. El anterior 15M y el actual 12M15M pedía “no les votéis, no nos representan“, y en las siguientes elecciones la participación fue muy elevada. 69,44% en las autonómicas de ese mismo mes. Y 71,69% en los comicios generales de noviembre de ese mismo año. El pasado año, el movimiento 15M alardeaba de no estar con ningún partido político, y menos con las dos formaciones mayoritarias PP y PSOE. En las protestas de este fin de semana el grito que más se escuchaba era “Mariano no llegas al verano“. ¿Tienen motivación política las movilizaciones? Y si las tiene, ¿Por qué no lo dicen abiertamente?

Las propuestas asamblearias que defendían (muchas de ellas sensatas) quedaron en nada. No había vehículo de transmisión. El espejo utópico de la primavera árabe en el que se miraban resulta que ha retornado en mucho más fundamentalismo islamista en Túnez, en Egipto, en Libia. Hubo un amago en el 15M de 2011 de llevar todas las ideas asamblearias a un partido político para defender en el Parlamento dichos proyectos. Pero la propia asamblea voto que no. Que no querían saber nada de formar un partido político.

El principal tema de discusión este fin de semana no eran los bancos, ni la corrupción, ni el paro, era como plantar cara a la policía.

Durante el domingo, bastaba con darse una vuelta por sol y observar y escuchar. Hablaban de la policía fascista, preparaban pancartas con el lema “no estamos todos, faltan 18“, en referencia a los detenidos el día anterior. ¿Donde están las propuestas este año? ¿Cómo canalizar todo? ¿Que es lo que hay de fondo? El principal tema de discusión no era precisamente sobre la idoneidad de prestar dinero a los bancos para que no se hundan, o las listas abiertas, o la corrupción… El principal tema de discusión durante el amago asambleario del domingo era si plantaban cara o no a la policía y a la delegación de Gobierno y decidían pasar la noche en sol. Uno de los supuestos líderes convocantes de la segunda concentración el domingo argumentaba: “Somos así de espontáneos y desorganizados, si un grupo quiere convocar una reunión es libre de hacerlo, por eso puede que sea una asamblea, pero no es una asamblea oficial“. Además “el hecho de acampar o pasar la noche no es un desafío a la delegada del Gobierno“. Consideran que el permiso o no de estar aquí no va con ellos porque el permiso, en este caso la prohibición, iba dirigida a unos convocantes y ellos eran otros.

Protestan contra el sistema. ¿Y cual es la alternativa? Protestan contra los recortes. ¡Y todo el mundo! ¿Pero cual es la solución?, que se la digan a los gobernantes. ¿Protestan contra la miseria, el paro, la corrupción? Cualquier persona con sentido común, incluida la clase política, se rebela contra la actual situación de crisis, miseria, paro o corrupción.

El 15M es la desorganización personalizada. Solo triunfan fotos aéreas de una plaza abarrotada. Pero hay mucha más gente, indignada o no, político o no, que no acude a las plazas. Simplemente piensan que pueden hacer por solucionar la situación

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio