Menú Portada
Otras opiniones

La madre de Paqui, La Coles: “Mi hija está enferma. Le he dicho que vaya a un psiquiatra”

Abril 14, 2011

Paqui Naranjo es protagonista involuntaria de una historia que en las últimas semanas está acaparando muchas horas en televisión. Y es que la vida de esta mujer ha dado un vuelco desde que su hija Paqui Muñoz, conocida como “la coles”, saltara al estrellato tras revelar que mantuvo varios encuentros íntimos con Víctor Janeiro. Un asunto sobre el que algunos tienen ciertas dudas, y más desde que el polígrafo que realizara en Sálvame Deluxe arrojara que mentía sobre lo suyo con el novio de Beatriz Trapote. La revelación dejó a Paqui muy tocada, tanto que tuvo que ser atendida por los servicios de urgencias. Pasaron horas hasta que pudo recobrar la serenidad.

Lo cierto es que la polémica persigue a Paqui. El fuego de la mentira se ha avivado a su alrededor tras aparecer en escena su hermana Eva, quien asegura que su hermana no es del todo sincera cuando habla de lo que entre ella existió con el diestro. Según Eva, es cierto que Paqui conoce al menor de los Janeiro, pero que lo suyo no ha pasado de tranquilas conversaciones al calor de un café.

Abuela coraje

Y por si con la historia del hermano de Jesulín no tuviera suficiente, Paqui ha revelado en Sálvame que su niñez fue infierno y que jamás ha podido contar con el apoyo de su familia. Sin duda, un directo al corazón de sus padres. De hecho, su madre, Paqui Naranjo está completamente destrozada: “No comprendo como mi hija ha sido capaz de hacernos algo así. Tanto mi marido como yo hemos trabajado día y noche para sacar a nuestros hijos adelante. Jamás hemos distinciones entre ellos y les queremos a todos por igual”.

A Paqui Naranjo le duele el alma cuando rememora el testimonio de su hija: “¡Pero cómo puede decir eso! Miente cuando explica esas barbaridades. Ella cuenta que ha dormido en la calle y que no le hemos echado una mano. ¡Por amor de Dios, si me he quitado el pan de la boca para dárselo a ella! Siempre hemos estado ahí para echarle una mano. Y no sólo con ella, también con su hija. Porque a la niña la he criado yo y Paqui jamás me ha dado ni un céntimo para su manutención, ni tampoco se lo he pedido, porque mi nieta es una hija para mí”.

La puñalada de “la coles”

La madre de Paqui, “la coles”, llora cada vez que recuerda las palabras de su hija. Tiene el alma hecha jirones y no encuentra explicación para lo que ella considera como “una puñalada en el corazón. Eso es lo que nos ha dado Paqui a su padre y a mí. Desde que escuché lo que dijo, tengo un nudo en la garganta. No puedo comer ni dormir, sólo llorar. No es justo, de verdad que no es justo. ¡Pero qué mas quiere mi hija que haga por ella!”.

A propósito de las estrecheces económicas que Paqui Muñoz afirma haber padecido a lo largo de su vida, su madre comenta: “Desde que se fue de casa a los 18 años para instalarse en Marbella, no hemos hecho otra cosa que ayudarla en todos los sentidos. Le he llenado la nevera, le he dado dinero, he criado a su hija. En fin, que para cualquier problema, ahí hemos estado su padre y yo”.

A pesar de los pesares, Paqui Naranjo perdona a su hija: “Está enferma. En infinidad de ocasiones le he dicho que vaya a un psiquiatra, pero como no es constante, a la segunda visita ya no vuelve más y abandona la medicación. Entonces, es imposible que se cure. Y esto lo explico con todo el dolor de mi corazón, pero tampoco es justo que vaya contando mentiras de nuestra familia. La gente debe saber que su enfermedad hace que se invente esas cosas que explica y hable de situaciones y experiencias que tan sólo han ocurrido en su mente. Aunque estoy dolida, quiero que todos sepan que no le guardo rencor, y que siempre que me necesite, ahí estaré, como he estado siempre”. Antes de despedirse, la señora Naranjo quiere que quede muy claro que “mienten los que dicen que quiero lucrarme a costa del enfrentamiento de mis hijas. De hecho, esta entrevista la he realizado sin compensación alguna a cambio”. Cierto es.

Por Joana Morillas

jmorillas@extraconfidencial.com