Menú Portada
Atando cabos

La incongruente inmersión lingüística

Diciembre 4, 2012

Polémica a la vista. La nueva de Ley de Educación del ministro Wert ha caído, quizá, en el peor momento de la coyuntura política en Cataluña, pero es una Ley necesaria, atrevida y valiente. Es completamente falso que discrimine a la lengua catalana. La ley contempla al catalán y al castellano como lenguas vehiculares, ambas, dejando el derecho de los padres y alumnos a decidir en que idioma desean recibir la enseñanza.

Así lo establece el borrador de la Ley que dice literalmente que “las administraciones educativas garantizarán en todas las etapas educativas obligatorias que las lenguas cooficiales sean ofrecidas en las distintas asignaturas en proporciones equilibradas en el número de horas lectivas, de manera que se procure el dominio de ambas lenguas oficiales por los alumnos“. En el texto, se especifica por primera vez en una ley educativa que las comunidades autónomas, que son las que tienen competencias educativas, deberán dar “un trato diferenciado a la lengua cooficial respecto del castellano en una proporción razonable, sin que, en ningún caso, pueda suponer, de hecho, la exclusión del castellano“.

Es algo razonable, asumido por el resto de las Comunidades Autónomas con lenguas cooficiales como Valencia, Baleares o Galicia, pero que pone en pie de guerra a Cataluña. Una manera de alimentar a los independentistas, dicen algunos. La mejor manera de solucionar, de una vez por todas, un problema de discriminaci</span>ón a la hora de elegir la educación para tus hijos, dicen otros. Lo cierto es que los independentistas van a estar y han estado, antes, durante y después de esta Ley. 

Los hijos de Artur Mas acuden a colegio “cuatrilingüe”

Lo más sorprendente de todo es que el primero en incumplir la actual Ley es el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Contradictorio pero real. El máximo responsable político de Cataluña no quieren saber nada de eso de la “inmersión lingüística” o la enseñanza sólo en catalán. Sus hijos acuden diariamente a un colegio privado donde el castellano, junto con el catalán, inglés y francés son lenguas vehiculares. El centro en cuestión se llama “Escola Aula” y está ubicado en una de las mejores zonas de Barcelona.

Aula” es de las escuelas más elitistas de la Ciudad Condal. No sólo Mas lleva allí a sus hijos, sino diversos dirigentes políticos de CiU. Fue fundada por el pedagogo Pere Ribera, ya fallecido, y ofrece una educación muy disciplinada y en cuatro idiomas: catalán, castellano, inglés y francés, como cuarta lengua. El castellano es considerado “lengua vehicular” y en esa lengua se imparten las principales asignaturas en el ciclo de primaria. Tan elevado es el nivel de exigencia, que si no se cubren las expectativas del centro se invita al alumno a marcharse.

Así son las cosas. Es el ejemplo de la incongruencia. Inmersión lingüística sí, pero para los demás.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio