Menú Portada
No me moverán

La geopolítica del petróleo venezolano chavista

Octubre 8, 2012

Estas elecciones venezolanas han sido más que unas elecciones venezolanas. Cómo ayer parecía que el clásico del fútbol (Barcelona-Madrid), era más que un clásico. Se ha jugado la geopolítica del petróleo venezolano, que es como decir el petróleo latinoamericano. Chávez ha convertido el petróleo en un arma estratégica en su política internacional además de la financiación de su política interior. Con él consigue aliados y genera enemigos. Cuba, Nicaragua, Bolivia,… reciben cantidades del crudo y sus derivados a precios muy asequibles. Eso ha permitido al Gorila Rojo(apelativo no demasiado cariñoso),tener aliados en organismos internacionales, evitar resoluciones en su contra y mantener una imagen de líder bolivariano.
 
La política exterior bolivariana del regalo de crudo tiene sus costes. Los menores ingresos de sus clientes preferentes, la generosidad bolivariana, no es la única ineficiencia económica sacrificada al altar revolucionario. Por eso, mientras los patriotas chavistas la aplauden, los miembros del contra-poder la critican. La oposición pide perdonar menos deudas y crear más servicios básicos; y, sobre todo, invertir en seguridad, la mayor preocupación del pueblo.
 
Influencia exterior de las elecciones venezolanas
 
Las elecciones venezolanas no sólo importaban a sus ciudadanos. En América, desde el norte estadounidense, hasta el sur argentino, todos estaban atentos a los resultados. Por así decirlo, los partidarios del liberalismo económico y los de la intervención estatal. Los primeros consideran que con Chávez su influencia disminuye, aunque no impide su presencia hegemónica. Capriles, el candidato opositor, hubiera supuesto un cambio en la política exterior favorable al gran hermano del Norte. Los nacionalistas populistas, cómo la presidenta argentina, Cristina Fernández, el boliviano Evo, el nicaragüense, el ecuatoriano o los hermanos Castro, con el triunfo de Chaves esperan que su espíritu recorra el continente y consolide sus posiciones políticas. Para eso cuentan con la ayuda económica de su petróleo.
 
El juego no acaba en el continente americano. Las relaciones del Gobierno venezolano con el iraní o las compras de armas a Rusia son parte de una política exterior que ha permitido las divisas que aporta el petróleo. A España tampoco le es indiferente quién ganase las elecciones. Nuestras empresas trabajan en todo el continente y hay que tener en cuenta las influencias en el mismo. Capriles representaba el cambio. La emigración es su partidaria masivamente. La razón: muchos de ellos salieron de su país debido a las políticas bolivarianas.
 
La victoria de Chaves, ¿consolida o no la geopolítica petrolera?
 
Pero, la realidad interna no era así en un país rico con grandes diferencias sociales. El petróleo es la gran riqueza y la gran desgracia de su pueblo. La subvención se ha convertido en una forma de vida que les permite sobrevivir, aunque les ate al Estado. Las fuerzas están divididas en partes que las encuestas daban parejas, con ventaja a favor del chavismo y el resultado electoral lo ha confirmado.
 
El 54% de Chaves le permite seguir con su política, si la salud no lo quiebra. Pero un 46% en contra le dice que si la oposición se une le pisa los talones ¿Servirá el aviso para que cambie sus políticas? ¿Repercutirá esto en su política exterior petrolera? No hay signos de mudanza, pero los políticos hábiles a veces escuchan el signo de los tiempos.
 
J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE, Cátedra de Gobierno y Administración Pública